Eric Garcia del City, objetivo del Barcelona

Reuters

EFE

Eric Garcia tiene en vilo al Manchester City. El jugador acaba contrato en un año y se ha convertido en objeto de deseo prioritario de un Barcelona que se desprenderá de Samuel Umtiti y considera que el futbolista de Martorell es el jugador ideal para reemplazarlo como tercer central del equipo con perspectivas de consolidarse como titular dentro de no demasiado tiempo. Eric, a su vez, no da muestras de renovar su contrato con el club citizen, desesperado por firmar una ampliación larga desde hace semanas.

El jugador de sólo diecinueve años sabe que su principal valedor en sus inicios como profesional en la Premier League ha sido Pep Guardiola. El técnico catalán no dudó en darle la oportunidad tras la lesión de Aymeric Laporte y hasta les ha alineado juntos después de la recuperación del francés en el tramo final de la Premier League.

La cuestión es que a Guardiola también le queda un solo año de contrato y por el momento no ha empezado la negociación para que siga después del que será su quinto año como entrenador citizen, sin olvidar que nunca había estado tanto tiempo en un mismo banquillo. El técnico está a la espera de conocer sus propias sensaciones antes de sentarse con el club inglés a discutir sobre su continuidad, de la que dependería a su vez la de Eric.

"Vamos a tratar de convencerle para que se quede muchos, muchos años" comentó el técnico hace pocas semanas para señalar que "confío que se quede pero al final es su decisión, él sabe que le queremos pero también lo sabía Leroy Sané", que se convirtió en nuevo jugador del Bayern de Múnich hace pocas semanas a cambio de 49 millones de euros. En definitiva, "si él no quiere seguir nosotros no podemos hacer nada".

Es esa la brecha que espera aprovechar el Barcelona, que pretende convencer al jugador tarde o temprano y lo seguirá intentando mientras Eric no firme la renovación. Eso sí, las perspectivas no son esperanzadoras pensando en que pueda fichar este mismo verano. Es cierto que el City ha reforzado su línea defensiva con Nathan Aké pero Eric sigue siendo una apuesta personal de Guardiola y el Barcelona sigue sin poder ofrecer ninguna cantidad hasta que no traspase a algún jugador.

En esta tesitura, la salida de jugadores como Ivan Rakitic, Philippe Coutinho y Umtiti es imprescindible pero ninguno cuenta con ofertas y el Barcelona no puede mover ficha ni por activa, no tiene dinero, ni por pasiva, pues no puede hablar con el jugador hasta el 1 de enero, cuando le quedarán sólo seis meses de contrato. Y para poder hacerlo es imprescindible que no firme renovación alguna.

El City aprieta para que así sea y el Barcelona espera contar con el sentimiento culé y la incertidumbre alrededor de Guardiola para poder convencer al jugador. Si es ahora mejor, sino volvería a la carga en enero para intentar convecerle, si todavía existe la opción, ya en el próximo verano.

El Barcelona entiende que la progresión del jugador recuerda a la que tuvo Gerard Piqué en Manchester antes de regresar a los veintidós años y convertirse en fijo durante una década. Por conocimiento del club, estilo, perfil y prestaciones, es el jugador favorito de la secretaría técnica.

El Manchester City, en cualquier caso, también está preparado ante una posible salida de Eric incluso este mismo verano en caso de que el club inglés asuma, como ha hecho el Valencia con Ferran Torres, que el catalán pueda salir gratis dentro de un año. En este caso echaría el resto por Kalidou Koulibaly del Napoli, si bien la prioridad del club es asegurarse la continuidad de Eric, lo único que podría acabar con la especulación de su regreso a un Barcelona que en cualquier caso todavía no está en condiciones de presentar oferta alguna ni lo estará si no se desprende de sus futbolistas descartados.