Lara Arruabarrena avanza a semis en Bogotá

REUTERS

 

EFE

La española Lara Arruabarrena derrotó este viernes a la eslovena Tamara Zidansek y avanzó a la semifinal del Abierto de Bogotá, en una jornada en la que la brasileña Beatriz Haddad Maia superó a Sara Sorribes y le cortó el vuelo para seguir en el torneo que reparte una bolsa de premios de 250.000 dólares.

Arruabarrena, que busca su segunda corona en Bogotá, talló su avance a la siguiente fase gracias a la solidez de su servicio y el juego de fondo, con lo que levantó los brazos luego de un 6-4 y 6-2 en la pista central del Carmel Club de la capital colombiana.

"Ella (Zidansek) ha empezado jugando especialmente bien. Yo creo que es de los mejores juegos que he visto en Bogotá", dijo a periodistas Arruabarrena.


Añadió que no pudo cerrar el partido antes porque se "confió" unos instantes que fueron aprovechados por su rival para darle más batalla.

La rival de la española en semifinales será la ganadora del partido entre la italiana Sara Errani y la australiana Astra Sharma.

A propósito de sus posibles rivales en semifinales, Arruabarrena señaló que a "Sara la he visto jugar bien" en la capital colombiana, mientras que de Sharma dijo que en Australia se desempeñó muy bien "pero las condiciones en Bogotá son diferentes".

La cara opuesta de la moneda la vivió la también española Sorribes, quien perdió 7-6, 2-6 y 3-6 con la brasileña Haddad, que logró descifrar el juego de su rival en los sets de cierre para avanzar a la semifinal.


Sorribes ha sido el centro de comentarios luego de que circulara un video en el que la deportista recibe un gran regaño de su entrenador, Germán Puentes, quien le dijo "reviéntate la cabeza" con la raqueta durante su partido de octavos de final.

"¿Quieres que juegue yo? ¿Me pongo la faldita y juego yo? ¿Llamamos a tu papá y que venga a jugar también? Aquí la que tiene que jugar eres tú, la que tiene que trabajar eres tú", dijo Puentes a Sorribes cuando la jugadora perdía el segundo set del encuentro contra la rumana Ana Bogdan.

El entrenador no se detuvo y agregó: "Ya déjate de lloriqueos y de mirar para fuera y ponte a trabajar. Entonces, si quieres ahí te pones a jugar y ya está. A nadie le importa qué estás haciendo. Es que no sé para que me llamas, haz lo que quieras, ya te hemos dicho lo que hay que hacer y cómo lo tienes que hacer".