River Plate golea a Tigres y es campeón de la Copa Libertadores

Getty Images

GOAL

River se sacó la espina y volvió a la cima de América después de 19 años. Luego de un comienzo con algunas dudas y una leve superioridad de Tigres, el Millonario se impuso con autoridad con goles de Alario, Sánchez -de penal- y Funes Mori.  

[FOTOS] #BridgestoneLibertadores De esta manera @CARPoficial celebra el Tricampeonato de América. ¡#RIVERCAMPEÓN! pic.twitter.com/t4xs6cI1iX

— CONMEBOL.com (@CONMEBOL_CSF) August 6, 2015

River salió con todo a intentar marcar el ritmo del partido, a plantar bandera, a tomar las riendas con mucho ímpetu. Tanto ímpetu le puso el Millo que abusó de la pierna fuerte y se pasó de revoluciones en el comienzo: Ponzio atendió a Aquino y Alario sacudió a Pizarro. En Tigres, Jiménez no quiso ser menos y levantó por el aire a Vangioni.

Se jugó poco, les costaba ser claros y profundos. Sobis tuvo una buena chance antes de los 15 y no pudo controlar la pelota en la puerta del área cuando se iba mano a mano con Barovero. El equipo mexicano fue superior y más productivo en sus avances, pero no supo resolverlos en los metros finales. Damm, por caso, llegó hasta el fondo por derecha, amagó una y otra vez y tocó atrás… a nadie. Gignac la tocaba poco, pero siempre con intervenciones positivas.

Festeja el campeón! pic.twitter.com/KwYPVJZ0n7

— River Plate (@CARPoficial) August 6, 2015

River, con tenencia y circulación, obligó a Tigres a cortar con reiteradas infracciones y así fueron amonestados Jiménez, Juninho, Gignac y Rivas.

La lluvia torrencial hizo aún más pobre el partido y los centros se volvieron una tentación. Fue Vangioni el que armó un jugadón por izquierda –con caño incluido- y le puso un centro venenoso a Alario, letal para anticipar de palomita y anotar el 1-0.

Le costó reaccionar a Tigres. Fue incapaz de rebelarse, al igual que en la ida en Monterrey. El negocio estaba por la derecha con Damm, pero los peligrosos desbordes del ex-Pachuca se diluían por malas definiciones; la más clara, el cabezazo a destiempo de Aquino.

Y Aquino, que no había podido jugar la ida y era una de las cartas más valiosas de este equipo, sepultó las ilusiones de Tigres haciéndole un inocente a Sánchez que el mismo uruguayo cambió por el 2-0. Con el conjunto azteca ya derrumbado, Funes Mori se elevó más alto que todos y selló la historia con un frentazo tras córner de Pisculichi. 

River volvió a lo más alto y la mente ya vuela a Japón. Que se vengan la Suruga Bank, el Barcelona de Messi y más y más copas.