Thibaut Courtois recibe 5 goles defendiendo la portería de Bélgica

Getty Images

Catalina Uribe

Es probable que el guardameta belga Thibaut Courtois esté empezando a pensar que haber sido el Guante de Oro de la Copa del Mundo Rusia 2018 es una especie maldición.

Y es que aunque después de ello logró cumplir su sueño de jugar en el Real Madrid, su momento actual bajo los tres palos hace dudar a más de uno de si es un portero de élite o no. 

Además de que ha tenido que luchar por la titularidad en el cuadro merengue con un rival tan difícil como el costarricense Keylor Navas, ha tenido un desempeño bastante dudoso en los dos partidos más importantes que ha jugado en las últimas semanas tanto con su club como con la selección.

Mientras que hace tres semanas recibió 5 goles, tres de ellos de Luis Suárez, ante el Barcelona en el Camp Nou en un Clásico que hasta le costó el trabajo al ahora ex técnico del Madrid, Julen Lopetegui, ayer fue víctima de la misma dosis ante Suiza en la Liga de las Naciones de la UEFA, lo que le costó su clasificación a las semifinales del torneo. 

 Y no sólo recibió 5 anotaciones, sino que la primera de ellas tuvo una cuota extra de culpabilidad, puesto que una zancadilla suya a Kevin Mbabu provocó un penal que le permitió a Ricardo Rodriguez empezar la remontada suiza, la cual terminó en una humillación para Courtois y para los belgas.

Estos dos partidos, en especial el juego ante Suiza, lo convirtieron en blanco de burlas y nos llevan a preguntarnos sobre el nivel actual del guardameta e incluso a cuestionar la decisión del Real Madrid de ficharlo como el reemplazo de Keylor Navas. 

No obstante, la respuesta es sencilla y no debe llegar al extremo de considerarlo como un mal jugador. Teniendo en cuenta que Courtois suele tener un excelente nivel, hay que ver este momento como un bache que el portero debe trabajar para superarlo lo más pronto posible. 
 
En el caso del cuadro merengue, sí considero que fue apresurado sentar a Navas y poner a atajar al belga, pues ha mostrado que no ha sabido manejar la presión de ser titular en un club de esa importancia, aunque esto no significa que no pueda ganarse el puesto en el futuro.

En síntesis, no hay duda de que no es el mejor momento en la carrera de Thibaut Courtois, pero depende sólo de él retomar el nivel que lo llevó a ser el Guante de Oro en Rusia y que le ha dado el estatus de ser uno de los mejores guardametas de la actualidad.