Noche de 3 cuadrangulares para el veterano Robinson Canó

Reuters

EFE

Cano (9) botó en tres ocasiones la pelota fuera del parque y remolcó todas las carreras de los Mets de Nueva York, que vencieron 5-2 a los Padres de San Diego.

El veterano toletero dominicano, que conectó perfecto 4 de 4, empezó el castigo de poder contra los Padres en el cuarto episodio, mandando la pelota a la calle sobre los envíos del abridor Chriss Paddack.


En la sexta entrada volvió a superar a Paddack con otro batazo de cuatro esquinas, sin compañeros por delante. Mientras que en el séptimo superó el trabajo del cerrador Logan Allen, con un hombre en circulación.

Canó comenzó el día bateando apenas para promedio de .243 con seis vuelacercas en su primera temporada con los Mets sin que antes hubiese podido conseguir la nueva marca individual.

Fue sólo el tercer juego de tres cuadrangulares un jugador de los Mets en casa, luego de que Lucas Duda y Kirk Nieuwenhuis lo hicieron en julio de 2015.

Canó logró su primer jonrón en Citi Field desde principios de abril.

De los nueve jonrones de Cano este año, cinco han llegado desde el receso del Juego de las Estrellas. Este fue su juego número 23 con al menos dos vuelaceercas en su carrera y el primero desde 2017, cuando jugaba para los Marineros de Seattle.

Por otra parte, el venezolano Rougned Odor aportó par de cuadrangulares para los Vigilantes de Texas, que vencieron 7-2 a los Marineros de Seattle.

En su primer jonrón de la noche, Odor (17) castigó en el tercero al abridor Tomy Milone llevando por delante a un corredor. El venezolano volvió a conectar de vuelta completa en la octava, solo, en castigo al trabajo del cerrador Matt Magill.

Odor conectó 3 de 4 y terminó con tres carreras remolcadas y tres anotadas.

Además, Los Mellizos tuvieron a Miguel Sanó (16) empalmando dos vuelacercas, el primero en el cuarto episodio contra el abridor dominicano Domingo Germán, con dos corredores en el camino.

Sanó, que pegó 2 de 6, y que terminó con cinco remolcadas, volvió a sacar la pelota en la octava, con un corredor.