Ajax y Juventus empatan 1-1 en la ida de cuartos

Reuters

EFE

Ajax y Juventus empataron a uno, con un gol de Cristiano Ronaldo en el minuto 45 y otro de David Neres nada más empezar la segunda parte, en un partido de cuartos de final de la Liga de Campeones que puso en evidencia la calidad de ambos clubes y dejó la eliminatoria totalmente abierta.

El equipo holandés, al igual que en el partido de ida con el Real Madrid, mereció más, pero la experiencia de la Juventus y su aplomo le permitió conservar un resultado que en principio le es favorable, pero con el que no se podrá relajar si quiere pasar a semifinales.



Los primeros 25 minutos del partido fueron un monólogo del Ajax. Los hombres de Erik ten Hag llegaron al campo de la Juventus, se instalaron allí y atosigaron de una forma asfixiante a los italianos. Los turineses asumieron su rol de equipo visitante, dejaron hacer y lo intentaron a la contra.

El equipo holandés disfrutaba de posesiones largas, tocaba y tocaba en campo contrario y buscaba sobre todo a Hakim Ziyech. El marroquí disparó hasta cuatro veces en la primera parte y en una de ellas, en el minuto 17 con un latigazo desde el borde del área, obligó a Szczesny a hacer la parada del partido.

Juventus no se inmutó ante el dominio holandés a pesar de que le costaba horrores salir de su campo y combinó un 4-3-3, dibujado por Allegri cuando tenía la pelota, con un más defensivo 4-4-2 cuando el Ajax abusaba de la posesión. Los italianos apenas tuvieron ocasiones claras en esos minutos, más allá de algún disparo con la zurda de Bernardeschi.

No obstante, la intensidad del Ajax fue de más a menos, y en ese impás Nicolás Tagliafco vio una amarilla que le hará perderse el partido de vuelta. Los holandeses bajaron una marcha la intensidad a partir del minuto 30 y dejaron algún que otro hueco, un error de libro ante un equipo de la talla de la "Vieja Señora". Frenkie de Jong aplicó a fondo sus dotes defensivas y salvó un par de disparos importantes de los visitantes.

Cuando todo parecía indicar que ambos equipos se irían al vestuario en tablas, un ataque rápido del Juventus sorprendió al Ajax relajado y fue aprovechado por el de siempre. Cancelo colgó el balón al centro del área y Cristiano Ronaldo corrió y voló por el cielo del Johan Cruyff Arena para rematar de cabeza y mandarlo al fondo de la red. Un tanto en el minuto 45 digno de videojuego que supuso un jarro de agua fría para la hinchada local.

Ese gol psicológico habría podido hundir a un equipo joven como es el Ajax, pero si los holandeses han llegado hasta los cuartos de final de la Liga de Campeones es por la consistencia que han demostrado. De hecho, fue la "Vieja señora" la que cometió el error de salir demasiado relajada en la segunda parte, como si se hubiera puesto como objetivo amarrar el resultado.

En el minuto 46, una pérdida de balón inexplicable de Cancelo en la banda terminó en los pies de Neres. El brasileño corrió como un galgo, se quitó de encima a los defensas que se le pusieron por delante y disparó de rosca con su pierna mala, la derecha. Szczesny, que hasta el momento había firmado un buen partido, estuvo lento y no llegó a la pelota, para el delirio de la grada local.

El tanto revolucionó el encuentro, ya que los holandeses recuperaron con ímpetu la iniciativa que habían demostrado en los minutos iniciales. Atosigaron y parecieron ir a galope de los gritos de ánimo del estadio, que creyó posible darle la vuelta al marcador. Schone y Neres, que aparecieron cada vez más en la segunda mitad, pusieron varias veces en apuros al guardameta de la Juventus.

A los italianos les temblaron las piernas y concedieron algún espacio, pero el Ajax no fue capaz de definir. Al igual que en la primera mitad, su dominio fue de más a menos y dejó escapar el segundo gol a su favor. Casi al final, Doglas Costa aprovechó que salió fresco del banquillo en sustitución de Mandzukic y estrelló un fuerte disparo en un poste, momento en el que la grada se quedó muda.

Los últimos instantes fueron un ir y venir continuo, con más ocasiones para los locales, pero el destino sonrió a la Juventus y lo dejó salir vivo del Johan Cruyff Arena. La vuelta, el próximo 16 de abril en Turín.