El valor de la madurez en el deporte profesional

Action Images


Maria C. Santoro
@CoquitoSantoro

Tras las declaraciones del pasado martes 13 de marzo luego del encuentro entre Cavaliers y Suns del alero de 33 años de edad, LeBron James, en las que dijo: “Soy como el vino, me pongo mejor con los años", y la renovación por dos años más con Yamaha de Valentino Rossi, toca analizar que muchas veces asociamos el deporte profesional con juventud, físico e ilusión. Sin embargo, en la última década hemos disfrutado del talento, profesionalismo y experiencia de deportistas que pasan los 30 y quienes en sus respectivas disciplinas han dado de qué hablar tras sus actuaciones.

Pero, ¿quién realmente decide cuándo alguien está viejo para ser un deportista profesional?

A veces la experiencia de un atleta es fundamental para la obtención de un objetivo grupal, a pesar de que hoy en día el físico prevalece, muchas veces las nuevas figuras del deporte fallan en algo muy importante: la concentración. Que al fin y al cabo es algo que se adquiere con la experiencia.

¿De dónde nace la experiencia?

Muchas temporadas, cientos de partidos jugados e infinidades de vivencias dentro del escenario, que te hacen aprender, corregir y mejorar.

Si hay algo que caracteriza este tipo de deportistas es su personalidad fuera del ámbito deportivo: alimentación, descanso y madurez para saber manejar la fama; puntos muy importante a tomar en cuenta por las estrellas emergentes.

Muchas veces damos por sentado que un deportista ya no puede estar en un nivel élite por su edad, pero hemos visto cosas increíbles en cuanto a este tema. Desde el renacer de Valentino Rossi, pasando por Roger Federer y Gianluigi Buffon. Además de los recién retirados Kobe Bryant, Andrea Pirlo, Javier Zanetti, Totti entre otros. Estos se podría decir que son los casos más relevantes en los que vejez-rendimiento no van de la mano, todos han pasado los 30 años de edad y verlos en acción es realmente un espectáculo.

 

Algunos de mis favoritos: 

  • Valentino Rossi: muchos dieron por sentado que ya no estaba al nivel de las nuevas figuras de la MotoGP. Con 39 años de edad sigue peleando cada carrera como un quinceañero y celebra cada logro como si fuese un chiquillo que se está estrenando en la categoría más importante del deporte motor a dos ruedas.
  • Roger Federer: el más joven de los que hablaremos hoy. Hace par de años muchos “conocedores” del deporte blanco insistían con que era el momento de que se retirara de las canchas. “Su majestad” hizo caso omiso a estas críticas y se preparó mentalmente para volver a su mejor nivel. Ahora ha vuelto al número uno del ranking de la ATP, convirtiéndose en el tenista de más edad en ser líder.
  • Gianluigi Buffon: el futbolista italiano con 40 años continúa siendo una de las piezas claves de la Juventus y es el guía de la “Vecchia Signora”, que está peleando, como ya es costumbre, el campeonato italiano, y además, se encuentra en cuartos de la UEFA Champions League.

No sólo el sexo masculino da de qué hablar cuando de deportistas que a pesar de la edad, siguen siendo élites, el mejor ejemplo que podemos disfrutar en el lado femenino es el de Serena Williams, su manera de jugar al tenis es sorprendente y con 36 años sigue ganando títulos. 

Esto nos lleva a reflexionar sobre esa frase a la que tanto temen los deportistas profesionales: “ya estás viejo”, pero, ¿realmente es el número de años que tienes lo que te convierte en un viejo en los deportes? Creo que no. Javier Zanetti se retiró a los 40 con una carrera sin precedentes en el balompié mundial, Omar Vizquel pasó esa barrera siendo un Grandes Ligas, y como ellos muchos casos. Un atleta envejece sólo si el mismo lo permite. El trabajo debe ser físico y psicológico, cumplir con una rutina diaria, una buena alimentación y tratar el cuerpo como su templo, pues trabajan con él y es quien decide cuándo ya no puedes continuar, indiferentemente de la edad.