La lección de vida que nos dio David Silva

Reuters

Maria C. Santoro
@CoquitoSantoro

Este domingo volvimos a vivir un episodio emotivo y especial en el fútbol, de esos que nos recuerdan que los deportistas también son seres humanos, que pasan por problemas y aprenden a sobrellevarlos al igual que todos nosotros. Esta historia empezó hace poco más de 8 meses cuando nació Mateo, hijo del ahora ex internacional español David Silva, Mateo quien llegó al mundo con solo 25 semanas de gestión, por lo que sus primeros meses de vida no fueron nada fáciles.


Fueron momentos muy difíciles para el Chino que forma parte de la plantilla del Manchester City y quien en reiteradas ocasiones ha dejado claro que el apoyo tanto de sus compañeros como de su técnico Pep Guardiola han sido claves para afrontar toda esta situación en los últimos meses. Dejó el equipo por tres semanas al inicio de todo esto, pero su primogénito pasaría más de 5 meses en cuidados especiales en un hospital de la ciudad de Valencia, por lo que decidió seguir jugando y siempre trató de dar lo mejor de sí en cada encuentro, ya que todo ocurrió en plena lucha por el título de los citadinos y tuvo que aprender a dividir su tiempo entre, los entrenamientos, partidos y viajes a España para poder ver a su bebé. Demostrando que cuando se quiere, se puede. 


Pero este 19 de agosto del 2018, en el partido 250 del español como citizen, todo parece indicar que el calvario del ex campeón del mundo ha quedado atrás, Silva entró al Etihad Stadium con Mateo en brazos, acto que hizo ganarse una ovación por parte de los fanáticos que se encontraban presentes en el encuentro entre el City y el Huddersfield Town, partido que culminó con un abultado 6-1 a favor de los de casa y donde David marcó su primer gol de la temporada. Además el equipo dedicó la victoria al pequeño Mateo a través de sus redes sociales. 


David Silva es otro de esos deportistas que nos dan lecciones de vida, que nos recuerdan que nada es perfecto y que no por eso debemos dejar de luchar por lo que queremos. Es otro futbolista que pudo haber dejado el fútbol a un lado y no lo hizo y el homenaje de su club este domingo a su hijo es el mejor pago que puede recibir por no haber dejado el deporte que tanto le ha dado.