Así lo veo: Balance de la gira Vinotinto

Reuters

Maria C. Santoro
@CoquitoSantoro

La selección Venezolana de Fútbol jugó dos amistosos en esta fecha FIFA, contra Argentina y Cataluña respectivamente, pero no todo fue color de rosas para la selección sudamericana. 

Por un lado frente a argentina se vio un equipo ordenado, probablemente con el mejor planteamiento de la era Rafael dudamel, con un Roberto Rosales como gran líder, seguido del excelente trabajo de wilker Fariñez y yangel Herrera, además del gran momento que vive el goleador Salomon Rondón.

Aunque la alegría del histórico 3-1 no duró mucho debido a que se interpusieron algunos problemas extra deportivos, que opacaron la gran labor del equipo en el wanda metropolitano.

En el segundo partido el equipo presentó varios cambios con respecto al del partido inicial, pero ese once también dejó cosas positivas. Las internadas de Rosales en la izquierda siguieron siendo peligrosas, muy buena labor para John Murillo también, y desde luego, el nivel parejo de la selección siguió su progreso contra el combinado de Cataluña. Sin embargo, el equipo poco a poco se pegó mucho a su arco, y terminaron cediendo en un partido ya desnaturalizado, con muchos cambios, en el que la caída por 2-1 final (con gol de Rosales, el mejor de la doble fecha), no oculta que aunque hay una evolución, aún falta trabajo por hacer.


La anécdota desagradable del segundo partido fue el imprevisto cambio de uniforme, que suscitó quejas públicas de parte de los jugadores de la selección, que parecen seguir estando en un nivel superior al de algunos dirigentes.