Previa UCL: Napoli vs. Barcelona y Chelsea vs. Bayern Múnich

Reuters

EFE

Napoli vs. Barcelona

El Barcelona regresará este martes a la Liga de Campeones para jugar ante uno de los equipos más populares de Italia, el Nápoles, justamente en un estadio que fue durante años el santuario de uno de los futbolistas más famosos de la historia del fútbol, el argentino Diego Armando Maradona, también exjugador azulgrana.

Otro astro argentino, en este caso activo, como es Lionel Messi, es el que ostenta en estos momentos la condición de santo y seña de los culés, y cuyas actuaciones están llevando a su equipo a un resurgir después de que sus cuatro goles el fin de semana pasado contra el Eibar (5-0) ayudasen al Barça, gracias a la carambola de la derrota del Real Madrid, a recuperar el liderato de LaLiga.

El Barcelona viajó con 21 jugadores a Nápoles, donde jugará por primera vez un partido oficial, pero sin muchas posibilidades de hacer un equipo titular con muchas variantes. El Barça vuelve a afrontar un partido muy justito de mimbres debido a las lesiones, las últimas, de los dos laterales titulares (Sergi Roberto y Jordi Alba). En sus puestos, Nelson Semedo y Junior Firpo, están llamados a salir en el equipo titular.

El partido será de máxima exigencia, pues el Nápoles de Gennaro Gattuso (contratado el 11 de diciembre pasado para sustituir a Carlo Ancelotti) no tiene un rumbo firme, al haber ganado cinco partidos, pero perdidos otros cinco, alternando situaciones de lo más variopinta, ya que sus mejores actuaciones las ha firmado en los tres últimos encuentros como visitante (Brescia, 1-2; Cagliari, 0-1; Sampdoria, 2-4).

Mientras, en San Paolo, cuenta con derrotas en los dos últimos partidos como local (Lecce, 2-3; Fiorentina, 0-2), aunque hace cuatro jornadas fue capaz de derrotar al Juventus (2-1).

La trayectoria de los azulgranas es mucho más firme y consistente en el último tramo de temporada, especialmente en la Liga, donde tras perder el liderato y ver cómo el Madrid parecía que tomaba carrerilla y ventaja, en dos partidos los madridistas han perdido cinco puntos, hecho que los de Quique Setién no han desaprovechado para volver a ostentar el liderar el torneo.

No obstante, el Barça deberá refrendar esta inercia en un torneo que ha producido verdaderos terremotos en los últimos años, donde ha caído con estrépito ante rivales que en los partidos ya de eliminatoria directa en la vuelta acabaron vapuleando a los culés, como el último caso, que aún está muy presente, el del Liverpool (4-0, en la vuelta de las semifinales).

En estos momentos el partido en San Paolo cobra una importancia desmedida, ya que el choque se encuentra en un periodo muy convulso en Barcelona, donde las tensiones internas de la directiva, debido al escándalo de las redes sociales, llevó a una parte importante del Camp Nou el pasado sábado a pedir la dimisión del presidente del club, Josep Maria Bartomeu.

La inminencia del clásico el domingo en Madrid confiere a este partido en Nápoles una importancia vital, ya que el pulso acelerado del barcelonismo se puede alterar considerablemente ante cualquier resultado que no sea una victoria en Nápoles, acompañada de buen resultado.

El Barcelona alineó el fin de semana pasado un rombo en el centro del campo, prescindiendo de uno de sus delanteros (Ansu Fati), para dar mayor opciones en el eje para la salida del balón desde Ter Stegen, una opción que se aventura idéntica para San Paolo, pero sobre todo, de inicio, para tener más opciones de no perder el control del esférico en la zona de creación.

Enfrente, el equipo de Setién tendrá a un Nápoles que dio su mejor versión en la Champions, en la que fue capaz de doblegar al Liverpool en San Paolo y de empatar en Anfield, y que busca regalarse una noche épica en su feudo.

Los hombres actualmente entrenados por Gattuso lograron incrementar el nivel de sus prestaciones en los partidos "grandes" y también doblegaron al Juventus Turín en la Serie A (2-1), eliminó al Lazio, que lleva una racha de 20 partidos ligueros sin derrotas, de la Copa Italia y venció al Inter de Milán en San Siro.

Para esta cita, Gattuso debería encomendarse a un 4-3-3 con una delantera ligera, compuesta por Lorenzo Insigne, el español José Callejón y el belga Dries Mertens, más adecuada para aprovechar los espacios que pueda conceder el Barcelona.

La baja más importante, a la espera de las últimas decisiones de Gattuso, será la del defensa senegalés Kalidou Koulibaly. Delante del meta colombiano David Ospina, será el griego Kostas Manolas en formar la zaga junto al serbio Nikola Maksimovic, con el portugués Mario Rui y el italiano Giovanni Di Lorenzo en los dos carriles.

En el centro del campo, el español Fabián Ruiz y el polaco Piotr Zielinski serán los dos volantes, protegidos por el alemán Diego Demme.

Chelsea vs. Bayern Múnich

Chelsea y Bayern Múnich disputarán este martes, en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, un encuentro al que llegan en momentos bien dispares, pues los londinenses están en un mar de dudas, mientras que los bávaros son líderes en la Bundesliga dando muestras de vivir los mejores instantes de lo que se lleva de campaña.

El Chelsea va a bandazos. Tan pronto da una imagen terrible ante el Manchester United como sobrepasa a un mermado Tottenham Hotspur. Su juego va en consonancia con el carácter de su entrenador, un Frank Lampard que parece aún no haber dado con la tecla de su equipo.

Stamford Bridge se ha acostumbrado a los constantes cambios del equipo y es complicado anticipar un once o una formación, con la anarquía Lampard.

El técnico es capaz de jugar con cinco defensas, dando espacio en bandas a Marcos Alonso y Reece James, como ocurrió ante el Tottenham, como se cierra con defensa de cuatro.

Estas rotaciones en la línea de atrás se han pasado también a la portería, donde Kepa Arrizabalaga ha perdido el puesto en favor de Willy Caballero, titular en los últimos cuatro partidos de los 'Blues'. Aunque Lampard niegue que haya caso Kepa y asegure que tiene que seguir trabajando para recuperar el puesto, el español ha pasado a ser la segunda opción para la portería.

El centro del campo es una de las parcelas más claras, con Jorginho titular indiscutible, acompañado por Mateo Kovacic y Ross Barkley, ante las bajas de N'golo Kanté y Christian Pulisic.

Arriba, Tammy Abraham volvió a jugar este fin de semana veinte días después, aunque el buen hacer de Olivier Giroud, hombre del partido ante el Tottenham, le puede dar la titularidad ante el Bayern. Mason Mount y Willian serían sus acompañantes en caso de utilizar defensa de cuatro, si opta por cinco, uno de ellos sería sacrificado.

Los cuartos de la Premier League saben que dependen en gran medida de lo que consigan en su estadio para poder soñar con estar en la siguiente ronda de la Champions. Un campo que ya les ha visto remontar esta temporada un 1-4 al Ajax de Ámsterdam y que estará ávido de grandes noches europeas.

El Bayern llega al duelo de ida contra el Chelsea como líder de la Bundesliga, aunque con un solo punto de ventaja sobre el Leipzig y tras haber logrado una difícil victoria por 3-2 ante el colista Paderborn.

El partido contra el Paderborn fue atípico desde el comienzo ya que el entrenador, Hansi Flick, recurrió a muchas rotaciones en el once inicial e incluso a cambio de sistema, en parte forzado por las bajas por sanción de Benjamin Pavard y Jerome Boateng.

Es de esperar que mañana Flick vuelva a confiar en sus sistema habitual y en la mayoría de sus titulares habituales.

Tras el experimento de jugar con tres centrales, seguramente este martes el Bayern planteará una defensa de cuatro y Joshua Kimmich se situará como medio centro, por delante de la defensa.

La pareja de centrales seguramente estará formada por Boateng y David Alaba. Lucas Hernández, tras regresar de una baja por lesión, todavía no está en plena forma y un duelo de Liga de Campeones no es lo más apropiado para darle minutos.

Pavard seguramente volverá al lateral derecho, con permiso de Álvaro Odriozola, y en la izquierda estará otra vez Alphonso Davies.

Del medio campo hacia adelante sólo hay una duda entre Leon Goretzka, que viene de recuperarse de una lesión muscular, y Kingsley Coman.

Si juega Goretzka, Thomas Müller debería pasar a la banda derecha.

Philippe Coutinho, que fue titular ante el Paderborn, no pudo ganar enteros en la lucha por una plaza en la formación titular, por lo que es bastante probable que empiece el partido en el banquillo.

El problema del Bayern a estas alturas de la temporada es que, en parte debido a las lesiones y en parte debido a errores de planificación a comienzos de temporada, se ha quedado sin lo que se suele llamar el "fondo de armario".