Resumen | Los Ganadores de los Premios Laureus 2019

@LaureusSport

 

EFE

El tenista serbio Novak Djokovic, numero uno del mundo, sumó su cuarto Premio Laureus al mejor deportista masculino en la vigésima edición de una gala que también destacó a la gimnasta estadounidense Simone Biles, recuperó los méritos del legendario golfista Tiger Woods y subrayó el papel realizado por Francia en el Mundial de Rusia 2018.

Los Laureus volvieron a tener en cuenta al tenis, con Djokovic y Naomi Osaka, premiada como revelación, y a una selección campeona en un Mundial de fútbol, Francia, que logró el galardón por segunda vez después de 2001.

Los premios, que se entregaron de nuevo en Montecarlo, volvieron a obviar al Real Madrid, que ha sido nominado en seis ocasiones, tres seguidas, y que sigue sin tener en su historial este reconocimiento. Tampoco Luka Modric, Balón de Oro en 2018, tuvo mención alguna en el Fórum Grimaldi. No fue citado por el actor James Mardsen, protagonista de X-Men y Westworld, que presentó la ceremonia.


Tiger Woods fue reconocido con el premio al regreso del año. Diecinueve temporadas después de que fuera premiado como el mejor deportista.

Fue la noche de Djokovic. El número uno del tenis mundial sumó en este 2019 su cuarto Laureus. Queda a uno solo de Roger Federer, el deportista con más trofeos, cinco, y que recogió el último el pasado año.

Djokovic, que subrayó la relevancia que este deporte tiene para los miembros de la Academia -diez de las veinte ediciones han sido para tenistas con las cinco de Federer más una del español Rafael Nadal-, fue más votado que el jugador del Real Madrid Luka Modric, el futbolista francés Kylian Mbappe, el atleta etíope Eliud Kipchoge y el estadounidense LeBron James.


«Este es un premio, el Laureus, que todo deportista desea ganar, y este en particular es todo un honor para mí. Estar entre tantos grandes deportistas esta noche. El mensaje que envían los Laureus lleva a cabo por todo el mundo, concede a este premio un significado especial para mí», dijo Djokovic, que ascendió al número uno de la clasificación mundial a pesar de su tiempo de baja por una lesión de codo.

«El año pasado fue una temporada increíble, ya que regresar tras una lesión y ganar Wimbledon y el Abierto estadounidense es algo que recordaré toda mi vida. Me siento muy feliz y me gustaría dar las gracias a la Laureus Academy por todo su apoyo», añadió el jugador serbio.

La estadounidense Simone Biles fue la otra vencedora de los Premios Laureus en una gala que contó con el Príncipe Alberto de Mónaco. La gimnasta norteamericana, que ya recogió este trofeo hace dos años, fue reconocida por su papel en el Campeonato del Mundo, en el que logró cuatro oros, una plata y un bronce.


Hizo historia la estadounidense el pasado año al convertirse en la primera mujer en ganar cuatro Campeonatos del Mundo por equipos. Con tan solo 21 años, ya ostenta un récord de 14 títulos mundiales en su carrera.

La selección francesa, ganadora de la Copa Mundial de la FIFA, se convirtió en el primer combinado nacional de fútbol en ganar dos Laureus al mejor equipo. Superó al Real Madrid, que acumula ya seis nominaciones, tres seguidas, sin éxito. También a Mercedes AMG Petronas F1 y a los Golden State Warriors.

Francia mantuvo la tradición de los Premios. Siempre que hubo un Campeonato del Mundo, los Laureus premiaron al ganador meses después. Así sucedió con Brasil, vencedora en el Mundial de Corea y Japón 2002, Italia, campeona en Alemania 2006, España, que ganó en Sudáfrica 2010, y Alemania, que fue la mejor en Brasil 2014.


El tenis también estuvo presente en la categoría de revelación. La japonesa Naomi Osaka, erigida en número uno del tenis femenino, se llevó el premio y dejó en puertas a la española Ana Carrasco, la primera mujer en ganar un título mundial de motociclismo.

Osaka, campeona del Abierto de Estados Unidos tras superar a Serena Williams en la final y, recientemente, del Abierto de Australia, de 21 años, es la primera japonesa en ganar un Laureus.

Sobresalió en Montecarlo la mención a Tiger Woods. Después de diez nominaciones al mejor deportista, que conquistó en 2000 y 2001, fue destacado y premiado en la categoría del mejor regreso del año.


Entre los méritos que sobresalen ahora para el legendario golfista está la conquista de un Tour Championships cinco años después, tras regresar a la competición después de una operación de espalda.

Además, la estadounidense de 17 años Chloe Kim, la mujer más joven en ganar una medalla de oro de snowboard en unos Juegos Olímpicos de Invierno, en los de Pieonchang, ganó el premio en los deportes de acción.

La esquiadora eslovaca Henrieta Farkasová se fue reconocida como el mejor deportista discapacitado.


Yuwa, una organización que utiliza el deporte para el desarrollo en la región rural de Jharkhand, al norte de la India, recibió el domingo el premio Laureus Sport for Good Award por su trabajo que ayuda a cambiar vidas, utilizando el fútbol como vía.

La Academia Laureus no quiso pasar por alto al atleta keniano Eliud Kipchoge, que estaba nominado al mejor deportista internacional del año. Fue reconocido con un trofeo honorífico, a la hazaña deportiva.

Kipchoge, que obtuvo el récord del mundo de maratón, en Berlín, con 2 horas, un minuto y 39 segundos, superó el récord anterior nada menos que en un minuto y 18 segundos.


La dilatada carrera de la esquiadora Lindsey Vonn tuvo un lugar en los Laureus. Fue destacada por su Espíritu en el Deporte. Es un reconocimiento otorgado a un deportista o equipo que haya logrado un destacado éxito y que haya mostrado una dedicación implacable en su deporte. Vonn, la más famosa esquiadora de todos los tiempos, anunció recientemente su retirada de este deporte.

El alpinista chino Xia Boyu fue destacado para el galardón al Momento Deportivo del Año.

Finalmente, Arsène Wenger recibió la distinción de manos del español Cesc Fábregas a su trayectoria en el deporte. Veintidós años como entrenador del Arsenal, que abandonó en la temporada pasada.