La FIFA crea la Cámara de Compensación para controlar el dinero de fichajes

Reuters

EFE

La FIFA anunció la creación de la Cámara de Compensación, que será la entidad responsable para que el dinero de los fichajes llegue al destino correcto, especialmente en lo relativo al pago de solidaridad y compensación a los clubes de formación.

La FIFA espera que la puesta en marcha de la Cámara de Compensación garantice el pago de la 'Contribución Solidaria y Compensación de Formación' a los clubes de formación de todo el mundo, con el objetivo de que los clubes reciban cuatro veces el dinero que ahora perciben.


La visión es que la Cámara de Compensación se convierta en un ente regulador independiente bajo la estricta supervisión de la FIFA, que se hará cargo del proceso de los pagos relacionados de los derechos de formación entre los clubes de todas la federaciones.

La FIFA evaluará los pagos y, tras un arduo cálculo, los comunicará a la Cámara de Compensación para su correcta ejecución. Específicamente, se ocupará de que el dinero pagado por el nuevo club sea distribuido correctamente a los clubes encargados de la formación utilizando un sistema innovador global de pasaportes electrónicos de los jugadores y de conformidad con las regulaciones financieras nacionales e internacionales, incluidas las leyes aplicables contra el lavado de dinero.

Una vez puesto en marcha, se pagarán en torno a 360 millones de euros por año a través de la Cámara de Compensación, que acumulará más de 14,00 operaciones, en las que se encontrarán más de 120 países y 15 diferentes monedas.

La misión que han visionado desde la FIFA es que todas las cantidades de dinero que se mueven alrededor del mundo de los traspasos de futbolistas terminen pasando por la Cámara de Compensación que presentó hoy la FIFA a través de su jefe de asuntos legales, Emilio García Silvero. La Cámara de Compensación no entrará en vigor hasta el próximo mercado de invierno.

Los Reglamentos de la FIFA sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (RSTP) ha desempeñado un papel fundamental en la formación y el desarrollo de los jugadores, así como el buen funcionamiento de las competiciones de fútbol desde el 2001.

Los objetivos y principios originales de las normas de fichajes siguen intactos: la protección de la estabilidad contractual, el fomento de la formación, solidaridad entre la élite y las bases, protección de los menores, el balance competitivo, y asegurar la regularidad de las competiciones deportivas.

Los Reglamentos de la FIFA sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores llevan casi 20 años sin ser reformados, por lo cual las circunstancias y las preocupantes tendencias del mercado actual de fichajes indican que los objetivos originalmente trazados aún no se han alcanzado plenamente o se están socavando.

Como parte del "FIFA 2.0: La visión para el futuro", el presidente del máximo organismo del fútbol, Gianni Infantino, reafirmó su compromiso de introducir cambios fundamentales en el mercado de traspasos.