Con un gran Antoine Griezmann, Francia vence 2-0 a Alemania y clasifica a la final

Getty Images

GOAL

Discutir a estas alturas que Antoine Griezmann es el hombre de la Eurocopa está de más. Y si hay alguien que se atreve a hacerlo, como Pepito Grillo, dale un silbidito y el delantero del Atlético de Madrid aparece al momento para despejar las dudas.

No estaba cómoda Francia en la semifinal, ni mucho menos, porque Alemania estaba dominando el encuentro a sus anchas, al más puro estilo alemán, posesión y profundidad, aunque no acaba de dar con la tecla de cara a puerta.

El primer tiempo salió a pedir de Joachim Löw, salvo porque Alemania no encontraba el gol, hasta que Schweinsteiger decidió meter la mano donde no debía. Nicola Rizzoli no dudó y señaló el punto de penalti. Primer zarpazo de Antoine Griezmann a una semifinal que, tras lo visto hasta ese momento, no llevaba el nombre de Francia.

Salieron mejor plantados en el campo Les Blues en la reanudación, pero la Mannschaft volvió a hacerse con el mando del partido en un calco del primer acto. Hugo Lloris negó el empate a Alemania en un par de ocasiones, pero Griezmann decidió que lo mejor era poner tierra de por medio para evitar sustos.

En esta ocasión contó con la ayuda de Paul Pogba y Manuel Neuer. El centrocampista de la Juventus bailó de manera terrible a Kimmich, que todavía sigue buscándole, para poner un centro blando que no atajó el guardameta. Balón suelto que mandó a la jaula, cómo no, el señor Griezmann.

Ascendido a ídolo de Francia, el punta ha aparecido cuando tenía que aparecer, donde se deciden los grandes torneos, dilapidando las opciones de una de las máximas favoritas para llevar a los tuyos hasta la finalísima de una Eurocopa con la que todavía sueñan los anfitriones.