Del Potro Remonta Partido Frente A Raonic En Miami

EFE

 

EFE

En un partido muy diferente a la semifinal de hace 11 días en Indian Wells, Juan Martín del Potro sufrió este miércoles para remontar al canadiense Milos Raonic y ganar por 5-7 y 7-6(1) y 7-6(3) en un partido que parecía perdido hasta que el argentino "revivió" en el "tie-break" del segundo set.

El rival de Del Potro en semifinales será el estadounidense John Isner, decimocuarto cabeza de serie del Masters 1.000 de Miami y el primero en llegar a la antesala del gran partido del domingo al derrotar al coreano Hyeon Chung (19) por un claro 6-1 y 6-4.

Isner y el argentino se han enfrentado en nueve ocasiones, con seis triunfos para el de Tandil, aunque el último fue para el estadounidense el año pasado en el Masters 1.000 de París, por 6-4, 6-7(5) y 6-4.


Hace 11 días en California celebró "Delpo" un 6-2 y 6-3 que le dio el pase a la final, que finalmente ganó al uno del mundo, Roger Federer, y su victoria 400 en ATP, pero en estos cuartos se le vio algo lento y sin la pegada que le llevó a ganar 14 partidos consecutivos y dos torneos, Indian Wells y Acapulco. Aun así, ganó y se clasificó por segunda vez a "semis" en Miami.

Consciente del cansancio que su cuerpo arrastraba, y al contrario de lo que sucedió en sus partidos previos en Miami, en los que salió frío a la pista, este miércoles no dio esa ventaja a Raonic, pues sabe que ante el canadiense no se puede ceder terreno, porque, debido a su saque, es muy difícil recuperar cualquier despiste.

El tenista de origen montenegrino volvió a mostrar su potencia en el saque (18 "aces") y protegía con tino su zurda, su golpe más débil, ante los pacientes intentos de "Delpo", que se invertía para presionar y lograr errores no forzados de su rival desde el revés.

A pesar de restar mejor que el canadiense, Del Potro no lograba tener el control de los puntos, aunque, al menos, su rival no tenía apenas opciones con él al saque. Así, los juegos fueron cayendo del lado de cada sacador (4-4).

Y el objetivo del sudamericano de quebrar no era sencillo, pues su contrincante había ganado los 28 juegos al servicio que había disfrutado en el torneo.


Esto demuestra que Raonic está en plena recuperación de su mejor nivel tras una lesión y sube en el ránking después de que en febrero pasado cayese a su puesto más bajo (40 de la ATP) en siete años. Desde entonces, ya está en el 25 y tras su actuación en Miami seguirá su tendencia alcista.

Y es que, más dinámico que hace 11 días, el canadiense no dio apenas opciones ante un rival más estático y al que apenas le permitieron sacar a relucir su temido "drive" y con un revés que había vivido mejores noches.

El canadiense fue entonces que aprovechó la única ocasión que "Delpo" concedió en el primer set para poner un "1" en su marcador después de una doble falta de su rival.

Fue en ese momento en que, sin que fueran visibles molestias físicas, Del Potro solicitó asistencia médica, pero debió continuar el choque pues el doctor no estaba presente.

Tuvo que saltar de nuevo a la pista el argentino con cara de preocupación, pero el semifinalista en Miami en 2009 superó el mal momento.

Amenazó con 0-30 a su favor en el quinto juego, pero finalmente el de Podgorica no estaba para perder todavía su primer servicio del torneo. Es más, dispuso de una nueva opción de "break" en el sexto juego, aunque en esta ocasión sin fortuna.


Cada uno mantuvo sus servicios hasta un "tie-break" en el que Del Potro pareció como si el partido estuviera comenzando y le clavó un 7-1, un resultado en el que el público fue clave.

Si en los dos primeros sets hubo un solo quiebre, los cuatro primeros juegos del definitivo set fueron igual número de "breaks". Ya no era tiempo de tacticismos, sino de puro tenis directo, rápido, con constantes subidas a la red y a ver quién había llegado mejor a la hora de la verdad.

Tras salvar "in extremis" Del Potro su servicio en el quinto juego, llegó el momento de los poderosos saques y los tres siguientes fueron en blanco (4-4).

La igualdad se mantuvo hasta un nuevo "tie-break", en el que, de nuevo, el argentino volvió a controlar mejor los nervios y se hizo con el partido.