Schwartzman Vence A Verdasco Y Conquista El Título En Río

EFE

 

EFE

El argentino Diego Schwartzman, 23 del mundo, venció hoy por 6-2 y 6-3 al español Fernando Verdasco, 40 en la clasificación internacional, con lo que conquistó el Abierto de Río de Janeiro, único torneo ATP 500 de Sudamérica, y garantizó su ingreso al club de los veinte mejores del mundo.

El 'Peque' se agigantó este domingo y conquistó el primer torneo ATP 500 de su carrera ante un Verdasco que mostró su desgaste, tras haber ganado la víspera el torneo de dobles al lado de su compatriota David Marrero y de haber disputado cinco duros partidos en los últimos tres días.

El tenista de Buenos Aires, al que los 500 puntos embolsados hoy le permiten escalar al menos cuatro posiciones en el ránking ATP, tan sólo necesitó de una hora y 23 minutos para doblegar a un Verdasco que disputaba por primera vez el Abierto de Río.

Schwartzman, que había vencido al español en el único partido disputado hasta ahora entre ambos, hace dos años en Nice, volverá a medirse con Verdasco la próxima semana en la primera ronda del Abierto de México.


Verdasco, que disputó once partidos en siete días en Ríos, empezó la primera manga con bastante fuerza y en el primer juego le rompió el servicio a Schwartzman. Pero este respondió de la misma forma e impidió a su rival confirmar el servicio, con lo que igualó el set.

En el sexto juego, cuando tenía que confirmar su servicio para mantener la manga empatada, el español cometió una doble falta que lo dejó 40-0 en desventaja e inmediatamente después se equivocó al intentar colocar una paralela, con lo que dejó al argentino con dos puntos de ventaja (4-2).

El nuevo campeón confirmó rápidamente su servicio y volvió a romper el del español para conquistar la primera manga, con extrema facilidad y por un incontestable 6-2, en 36 minutos.

En la segunda manga, mucho más pareja, pese a que Verdasco ya caminaba lentamente por la cancha, ambos confirmaron sus primeros servicios en largos juegos hasta el quinto.

Pero cuando el español tenía que confirmar su tercer servicio, tras dejar clara evidencia de su cansancio en la cancha, Schwartzman se aprovechó de una doble falta del rival para ponerse en ventaja y después de un buen rebote para abrir dos puntos de distancia (4-2).

El tenista de Buenos Aires aprovechó el evidente cansancio de su rival para confirmar su servicio rápidamente, pero Verdasco reaccionó, venció su turno y mantuvo la diferencia en dos puntos (5-3).


En el último juego, cuando tenía que confirmar su servicio para conquistar el título, el argentino solo falló en un punto, y cerró la manga en 6-3 y el partido en dos sets a cero, para conmemorar efusivamente su primer título en un ATP 500.

La final midió a un Schwartzman que a sus 25 años había ganado el ATP 260 de Estambul en 2016, y a un veterano Verdasco que, con 34 años, es propietario de siete títulos, aunque el último de ellos en Bucarest hace dos años. El madrileño llegó a Brasil casi un año después de su última final, la de Dubai, en 2017 que perdió ante Andy Murray.

El argentino, en ascendencia, que a partir del lunes entra por primera vez en la lista de los veinte mejores del mundo y que el año pasado llegó a cuartos de final en Río de Janeiro, disputó su primera final en un torneo ATP 500, mientras el español ya tenía un título en un ATP 500, el de Barcelona en 2000.

Verdasco dejó por el camino en semifinales al siempre difícil italiano Fabio Fognini (22) y en cuartos al austríaco Dominic Thiem, el campeón en Río el año pasado y que conquistó el Abierto de Buenos Aires hace una semana.


El argentino, por su parte, superó en semifinales al chileno Nicolás Jarry, 94 del mundo a sus 22 años, que nunca había avanzado tanto en un torneo ATP, pero tuvo una verdadera batalla en cuartos, cuando superó al francés Gael Monfils, exnúmero 7 del mundo.

Verdasco y Schwartzman fueron los sobrevivientes de un torneo en que se quedaron ya en octavos y cuartos las cuatro primeras cabezas de llave: el croata Marin Cilic, número tres del mundo, el austríaco Dominic Thiem (6), campeón del año pasado, y los españoles Pablo Carreño (11), finalista en 2017, y Albert Ramos Vinolas (19).

El Abierto de Tenis de Río de Janeiro forma parte de la gira sudamericana sobre arcilla que comenzó hace dos semanas en Quito, pasó la anterior por Buenos Aires e irá a Sao Paulo en la entrante.

La competición se disputó en las canchas de arcilla del Jockey Club Brasileño y repartió 1,46 millones de dólares en premios, de los que el argentino se quedó con 365.560 dólares, además de los 500 puntos en la clasificación ATP, y el español con 179.215 dólares y 300 puntos.