Girona 0-1 Sevilla: Muriel le da un triunfo clave al Sevilla

El colombiano le dio la victoria al cuadro andaluz, que se coloca segundo y fortalece su candidatura al título.

GOAL

Paulinho lleva los mismos goles que Luis Suárez, Cristiano Ronaldo no ha jugado ni un solo minuto aún y el Atlético se ha mudado a la M-40. La Liga está rara y el Sevilla lo sabe. Por eso, y porque se ha encomendado a un técnico valiente como Eduardo Berizzo, el conjunto sevillista quiere aprovechar el momento y plantar batalla en esta Liga tan aleatoria y que de momento no dispone de un claro favorito.

Consciente del desgaste que entraña disputar la Champions League, Eduardo Berizzo –como tan bien le salió en su Celta semifinalista en la pasada Europa League y Copa del Rey– se ha apuntado a la moda de las rotaciones periódicas y optó en Montivili por un equipo B con algunos detalles innegociables del A como son Steven N’Zonzi y Éver Banega en la sala de máquinas.

A sabiendas de la peligrosidad del conjunto gironins, que basa mucho su juego por las bandas con ese punzante 3-4-3 por el que opta Pablo Machín y que castiga a su rival con continuos centros al área, Berizzo reforzó a su equipo con la entrada de un bregador como Walter Montoya y un infatigable Pablo Sarabia en un 4-2-3-1 que ofrecía la libertad necesaria a Paulo Henrique “Ganso” para que lanzara al equipo desde la mediapunta.

Y le funcionó en el aspecto defensivo. Porque el Girona llevó la batuta del choque durante la mayor parte de la primera parte pero todas sus intentonas –hasta 13 centros al área completaron los de Pablo Machín en la primera parte– quedaban anuladas por una muy bien plantada zaga visitante. Pero no en el ofensivo. Sin wifi Ganso para crear juego, ningún jugador del Sevilla daba el  paso al frente y la producción ofensiva del cuadro andaluz se redujo a un tímido testarazo en escorzo de Steven N’Zonzi fácil para Gorka Iraizoz.

En la segunda parte todo fue diferente y en los primeros diez minutos se vieron más ocasiones que en toda la primera. Primero avisó el Girona por mediación de Juanpe, que envió fuera completamente solo un balón tras un rechazo dentro del área. A continuación, llegó el asedio sevillista. Luis Muriel presentó sus credenciales como delantero versátil, primero en un mano a mano que desbarató Gorka Iraizoz y después con un potente lanzamiento de falta directa que obligó a la estirada del veterano guardameta navarro.

Estos dos jugadores protagonizaron el tanto de la victoria sevillista. En el minuto 69, Luis Muriel atacaba el espacio con su engañosa velocidad para plantarse solo ante Gorka Iraizoz tras un sensacional pase en profundidad de ese jugador que nunca está pero que siempre deja su impronta, Franco “El Mudo” Vázquez, y con un zurdazo raso y previsible batía al ex del Athletic Club, que pudo hacer más en la acción.

A continuación, el Girona estiró sus líneas, ya sin miedo a la derrota, y completó sus mejores minutos en el partido e incluso pudo lograr la igualada gracias a una internada de Johan Mojica que terminó en una dejada para Pere Pons pero el ex de la Unió Deportiva Olot no acertó con su disparo a pesar de disponer de toda la portería a su disposición.  La entrada de Aleix García por Christian Stuani dio otro aire al trabajado combinado de Pablo Machín, que dispuso de la ocasión perfecta para empatar en el último suspiro.

Balón a la desesperada del Girona dentro del área sevillista que es despejado por Franco Vázquez cometiendo juego peligroso sobre Olarenwaju Kayode. Acción muy polémica que De Burgos Bengoetxea decretó como pena máxima y como mandan los cánones del fútbol, penalti injusto, penalti que se falla. Álex Granell, capitán gerundense, se armó de valor pero su trallazo con el pie izquierdo se estrelló en el larguero de la portería defendida por Sergio Rico.


Parece que está utilizando un bloqueador de anuncios

Para continuar proporcionándole un contenido incomparable, deshabilite el bloqueador de anuncios