Lionel Messi celebra la llegada del pequeño Ciro

EFE


Catalina Uribe 

Sin duda alguna, una de las cosas más emocionantes para contarle a mis hijos y sobrinos dentro de 20 años es que tuve la fortuna de ver jugar a Lionel Messi, el poeta del fútbol.

Pero la mejor historia la podrá contar un pequeñín llamado Ciro, que podrá decir con orgullo que es su hijo y que, cuando no tenía ni una semana de vida, le regaló un golazo para celebrar su llegada al mundo.

Y es que a este mago del fútbol de comienzos del siglo XXI sólo le tomó 3 minutos para asociarse con un tal Luis Suárez y regalarnos una joya que le permitió a su amado Barcelona acercarse a los cuartos de final de la Champions League.

En esta ocasión, la víctima del hombre que ya lleva goles fue el Chelsea, quien también lo sufrió en la ida, además de cómo asistente, pues una de sus genialidades se convirtió en el primer tanto de Ousmane Dembélé con la camiseta blaugrana.  

Pero la felicidad de Leo Messi por el nacimiento del pequeño Ciro no había terminado. Cuando llevaban un poco más de una hora de juego, ‘La Pulga’ anotó su segunda diana del partido, la número 100 en la Liga de Campeones, contando de nuevo con el apoyo de Luchito, su socio favorito.

En resumidas cuentas, el hombre del talento natural en el fútbol no dudó en convertir a Ciro Messi Roccuzzo en el bebé que llegó al mundo con un doblete bajo el brazo y, en una noche mágica, este pequeño gran crack volvió a ser el héroe del Barcelona, y lo llevó a los cuartos de final de la Liga de Campeones.