Alvarez y Golovkin esperan una nueva cita en el futuro

FOTO: GOLDEN BOY PROMOTIONS

LAS VEGAS  (EFE).- El púgil mexicano Saúl "Canelo" Álvarez, nuevo campeón del peso mediano, versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y del Consejo Mundial (CMB), y su rival  el kazajo Gennady Golovkin, que perdió los títulos y el invicto, se han declarado dispuestos a afrontar a corto plazo una tercera pelea, aunque el promotor Oscar de la Hoya, comentó que antes el mexicano podría medirse al canadiense David Lemieux. 

"Debemos esperar para ver como evoluciona Saúl de su cortada en el ojo izquierdo, pero será difícil que pueda pelear en diciembre, pero en mayo del próximo año es muy factible", dijo el presidente de Golden Boy al referirse al posible choque de Alvarez con Lemieux, quien sorprendió en la noche con un KO en el primer round sobre Gary Sullivan. 

Como había sucedido un año antes, en el primer duelo entre ambos púgiles, la pelea disputada en el T-Mobile Arena de Las Vegas (Nevada) ante 21.965 espectadores estuvo igualada y, aunque los tres jueces vieron ganador a Álvarez, también se la pudo haber llevado Golovkin.

Dos de ellos dieron ganador a "Canelo" Álvarez (115-113), mientras un tercero anotó en su tarjeta un empate 114-114.

Álvarez tuvo más control en los primeros asaltos, pero luego fue Golovkin el que más atacó, mientras el nuevo campeón se defendía.

Este resultado deja en el aire quién es el mejor porque su primer enfrentamiento fue un combate nulo, si bien Golovkin fue superior a Álvarez, que se benefició de la puntuación polémica de una jueza.

El resultado de este sábado es el ideal para que se dé una tercera pelea, de la que nada más concluir la "revancha" ya hablaron ambos púgiles, dispuestos a aceptarla.

"Canelo" Álvarez, de 28 años, tras destacar que había demostrado que era un "verdadero" campeón, de inmediato dijo que estaba listo para un nueva pelea: "Si los aficionados la quieren, la tendrán".

Por su parte, Golovkin, de 36 años, dijo no iba a hacer ninguna consideración sobre el veredicto ya que los jueces le habían dado ganador a Álvarez, pero que su valoración del trabajo que había hecho sobre el cuadrilátero era la "mejor".

"Demostré que fui el púgil que más atacó, por lo que considero que sigo en mi mejor forma y listo para la próxima pelea", destacó Golovkin, que también admitió: "Si se dan las condiciones adecuadas estará listo para la tercera pelea".

La disponibilidad de ambos púgiles confirmó lo que ya se sabía antes que comenzase el combate, que habría una tercera entre los dos mejores boxeadores dentro del peso mediano, que además genera interés entre los aficionados al boxeo, especialmente, los mexicanos, que volvieron a convertir a Las Vegas en su capital.