Jonathan Rea y su Kawasaki el rival de todos

WorldSBK

EFE

Este fin de semana arranca una nueva temporada de World SBK con la disputa de la primera cita en Australia, en el emblemático trazado de Phillip Island.

Aunque Rea comenzó los entrenamientos previos de Australia con caída y dominio del italiano Marco Melandri con su potente Ducati Panigale R, lo cierto es que nadie duda de la capacidad del británico para imponer su ley en un campeonato en el que la pasada temporada consiguió nada menos que seis dobles victorias, con dos ceros, los correspondientes a la primera manga de Donington Park (Inglaterra) y la segunda de Magny Cours (Francia), como sus únicos resultados fuera del podio.


Estas son, sus dieciséis victorias de 2017, el principal motivo para pensar que Jonathan Rea será nuevamente el piloto a batir, pues se suman a su supremacía de los dos años anteriores.

Tres títulos consecutivos con los que antes no hubiera ni "soñado" Kawasaki, que en toda la historia del campeonato ha tenido en Rea a su figura más destacada, pues antes que con él las motos verdes fueron campeonas en apenas dos ocasiones: en 2013 con el británico Tom Sykes, y en 1993 con el estadounidense Scott Russell.

Jonathan Rea es el referente pero en su camino hacia el cuarto título mundial, que se dirimirá después de trece pruebas dobles durante la temporada, se puede encontrar escollos tan duros como su propio compañero de equipo y también inglés, Tom Sykes, además de al inglés Chaz Davies o a Marco Melandri, los representantes oficiales de Ducati, aunque no serán los únicos.


Tanto los pilotos oficiales de Honda, que no gana el título desde 2007 con el británico "rockero" James Toseland, como los de Suzuki, han hecho un esfuerzo para intentar plantar cara a sus oponentes del campeonato, los primeros con el británico Leon Camier y el estadounidense Jake Gagne, y los segundos con los italianos Roberto Rolfo y Gabriele Ruiu.

No se antoja fácil batir a Jonathan Rea, que tiene una confianza plena en el rendimiento de su Kawasaki ZX 10 RR, a la que se encuentra totalmente adaptado, pero ese será el objetivo para todos los rivales, incluidos los españoles Xavi Forés (Ducati Panigale R) y Jordi Torres (MV Agusta 1000 F4), que contarán con material técnico muy cercano al de los pilotos oficiales, al igual que Román Ramos (Kawasaki ZX 100 RR).


El alemán Stefan Bradl, campeón del mundo de Moto2 en 2011 y en la categoría de MotoGP hasta el pasado año, que tenía que ser una de las incorporaciones "de lujo" en 2018, al final se ha caído de la relación de inscritos pues si bien iba a ser representante de Honda, los responsables del Ala Dorada han preferido disponer de él como piloto probador para MotoGP, lo que le impide disputar este campeonato, en el que sí estará el colombiano Yonny Hernández.

El piloto de Medellín ha sido una de las bazas de la escuadra francesa Tech 3 para suplir en 2018 al lesionado alemán Jonas Folger al manillar de la Yamaha YZR M1 de MotoGP, pero al final disputará el mundial de Superbike con el equipo Pedercini y a lomos de otra Kawasaki ZX 10 RR, que le tendría que permitir pelear por las posiciones de privilegio si se adapta a la nueva categoría.