¡Chelsea consigue el pase en penales!

Reuters

GOAL

Con la clasificación a la Champions League ya aferrada vía Premier League, Maurizio Sarri esta vez no sentó a la estrella del equipo. En ese sentido, Eden Hazard, que había sido suplente en el compromiso de ida (1-1, Luka Jovic y Pedro Rodríguez ), salió de inicio en Stamford Bridge para guiar a los de Londres a una nueva final europea. El crack belga, cuyo futuro está siendo relacionado con el Real Madrid día sí y día también, jugaba el que podía ser su último partido en la capital inglesa. Eso sí, Sarri no iba a poder contar con otra pieza clave del equipo británico: el lesionado mediocampista francés N'Golo Kanté.


¿EL ÚLTIMO SERVICIO DE HAZARD EN LONDRES?

Si iba a ser el último servicio de Eden en casa, el '10' tenía que aparecer. Y es lo que hizo a casi media hora de empezado el partido, cuando se la lió a los alemanes con un par de regates y regaló una genial asistencia a Ruben Loftus-Cheek, que adelantó a los capitalinos con su décimo gol en la temporada, el cuarto en la Europa League. El jugador de 23 años pudo haber marcado algún gol más, pero a él y a Olivier Giroud les faltó puntería: los Blues se fueron al descanso ganando por la mínima. En esa primera parte, tampoco había estado acertado de cara a puerta y en sus dos remates Luka Jovic, la estrella serbia que tiene el Frankfurt y por la que suspira media Europa, Real Madrid a la cabeza.

Pero Jovic es cosa seria y en la segunda parte no perdonó en la primera ocasión que tuvo. O que se inventó, porque mató con el pecho un balón largo, hizo una pared con Gacinovic y definió con asombrosa jerarquía ante la salida de Kepa para el 1-1. La importancia de Jovic en el torneo continental se resumía en un dato: ningún futbolista de un equipo alemán había marcado más goles en una edición de la Europa League como los que él hizo en esta campaña para el Eintracht Frankfurt (10, los mismos que registró Klaas - Jan Huntelaar en la edición de 2011/12 con la camiseta del Schalke 04).


FINAL DE LOS 90 MINUTOS Y PRÓRROGA

El partido ya se había convertido en un correcalles. Un ida y vuelta constante en el que atacaba el Chelsea y contragolpeaba el Frankfurt, valiente especialmente desde que se vio en desventaja. Robaban los locales, respondían sus rivales, dueños de las ocasiones más claras para marcar. Y así sucesivamente hasta llegar a la prórroga, que empezó con David Luiz evitando sobre la línea el 1-2 de Haller. Lo del central brasileño, que había fallado en el 1-1 de Jovic, se redimía en el tiempo extra evitando una catástrofe que hubiera obligado a los Blues a marcar dos goles más.

En los últimos 30 minutos no hubo centro del campo y Zappacosta también rozó el 2-1 con un tiro lejano que Kevin Trapp mandó a córner. En ese saque de esquina, el portero alemán no respondió bien y Azpilicueta, que debió haberse ido expulsado por una durísima entrada sobre Rebic, marcó y celebró un gol que finalmente no subió al marcador por presunta falta al meta visitante.


LOS PENALTIS DECIDEN AL FINALISTA

Haller, Jovic, de Guzmán y metieron para el Frankfurt; Barkley, Jorginho, David Luiz y Hazard, para el Chelsea. Azpilicueta falló primero para los Blues (acertó Trapp), pero Kepa adivinó los disparos de Hinteregger y Paciência. Así, los británicos firmaron el pase a la final de Bakú, donde enfrentarán en un derbi espectacular al Arsenal, el próximo 29 de mayo.