Gol y dos asistencias de Romelu Lukaku en la victoria del Inter

Reuters


Otra noche para le vergüenza con un nuevo episodio de racismo en el fútbol. Romelu Lukaku, que ya ha sufrido esta lacra esta temporada en Italia, volvió a ser víctima insultos racistas en la visita del Inter al Slavia de Praga de la quinta jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League.

 

El delantero belga sufrió este topo de insultos durante toda la primera parte y en el minuto 35 fue capaz de marcar el que era el 0-2 a pase de Lautaro Martínez pero Lukaku decidió no celebrarlo y sólo se llevó la mano a la oreja recriminando su actitud a los aficionados.

De hecho, los jugadores del Inter pidieron al árbitro que interviniera pero la confusión general creció aún más porque el colegiado acudió al VAR y anuló el tanto porque antes había habido un penalti previo al Slavia que señaló con ayuda de la tecnología y del 0-2 se pasó al 1-1.