Nápoles supera al Chievo en Verona

EFE

 

EFE

El Nápoles ganó 3-1 este domingo en el campo del Chievo Verona en la trigésima segunda jornada de la Serie A, lo que obliga al Juventus Turín a esperar su partido contra el Fiorentina del próximo sábado para ser matemáticamente campeón de Italia.

El primer doblete italiano del defensa senegalés Kalidou Koulibaly y un gol del polaco Arkadiusz Milik permitieron al Nápoles reencontrarse con la victoria tras dos tropiezos ligueros consecutivos y condenaron oficialmente al colista Chievo al descenso a la Serie B (Segunda División).


El Juventus, que perdió, con muchas rotaciones, el sábado en su visita al Spal de Ferrara en su primera oportunidad para conquistar su octavo título liguero consecutivo, necesitaba un tropiezo del Nápoles este domingo para coronarse y deberá aplazar seis días más la fiesta.

El Nápoles, en el que volvió a ser titular el portero colombiano David Ospina tras un trauma en la cabeza sufrido el 17 de marzo contra el Udinese, desequilibró el resultado al cuarto de hora con un cabezazo de Koulibaly y sentenció el choque en la segunda mitad con un zurdazo desde fuera del área de Milik (m.54) y con otra diana del defensa senegalés (m.81).

En el último minuto, el esloveno Bostjan Cesar firmó el gol del honor para un Chievo que se despidió oficialmente de la Serie A, al quedarse colista de la tabla, a 20 puntos de distancia del Bolonia, decimoséptimo, a falta de seis jornadas para el final.


El Nápoles, que no ganaba desde hace dos partidos ligueros, reforzó su segunda posición, al colocarse a 17 puntos del líder Juventus. Los hombres del técnico Carlo Ancelotti suman momentáneamente diez puntos de ventaja sobre el Inter de Milán, tercero.

Con su posición liguera ya casi adquirida, el cuadro napolitano se concentrará al máximo en la Liga Europa, en la que necesita una hazaña este jueves para remontar el 2-0 adverso sufrido contra el Arsenal en los cuartos de final.