Nápoles hunde a la Roma en el Estadio Olímpico

REUTERS

 

EFE

El Nápoles agudizó este domingo la depresión del Roma, al humillarle 1-4 en el Estadio Olímpico romano, en la vigésima novena jornada de la Serie A italiana.

Tras la dimisión del director deportivo español Ramón Rodríguez "Monchi" y la destitución del técnico Eusebio Di Francesco, el Roma apostó por Claudio Ranieri para intentar cambiar el rumbo de una temporada decepcionante, pero la apuesta de la nueva directiva no está dando el resultado anhelado.


El cuadro romanista aguantó menos de 120 segundos ante la presión de un Nápoles brillante, que se adelantó en el minuto 2 gracias a un golazo del polaco Arkadiusz Milik y que dominó el ritmo de juego con autoridad.

El equipo del técnico Carlo Ancelotti solo tuvo el límite de no sentenciar el duelo antes del descanso y recibió el momentáneo 1-1 en el último minuto de la primera mitad de la mano del argentino Diego Perotti, de penalti, aunque impuso su superioridad sin piedad en la reanudación.

El belga Dries Mertens y Simone Verdi, con dos goles en los primeros diez minutos de la segunda parte, y el alemán Amine Younes subieron un contundente 4-1 al marcador del Olímpico, ante un Roma incapaz de reaccionar y sacudido por los silbidos de su afición.


Fue un triunfo autoritario para el Nápoles, que ya está casi seguro de su segunda posición, al sumar momentáneamente 10 puntos más que el Inter de Milán, tercero. Los hombres de Ancelotti están a 15 puntos del líder Juventus, que ya empezó la cuenta atrás para celebrar el 35 título liguero de su historia.

Estado de ánimo completamente opuesto para el conjunto romanista, sexto y a cuatro puntos de la Liga de Campeones, que se fue del campo desconsolado, con las gradas del Olímpico ya casi desiertas antes de que el colegiado pitara el final del encuentro.