La exitosa semana del Real Madrid

EFE

Catalina Uribe

El Real Madrid tuvo, tal vez, una de las semanas más difíciles de la temporada, pues pasó de jugar El Clásico ante el Barcelona en la ida de la semifinales de la Copa del Rey y jugarse su futuro en LaLiga ante el Atlético de Madrid.

Y en ambos casos tuvo éxito. En el duelo ante los blaugranas en el Camp Nou, el primer gran partido de Santiago Solari en el banquillo merengue, logró un valioso empate a un gol, gracias a la diana de Lucas Vázquez, que podría ser una ventaja vital en la vuelta en el Santiago Bernabéu. 

En dicho juego, el Madrid tuvo un gran primer tiempo y se adelantó en el marcador apenas a los seis minutos, cuando Vinicius se asoció con Karim Benzema, quien se lo sirvió a Lucas dentro del área para que marcara el 0-1. Infortunadamente, el equipo no aprovechó el dominio para aumentar la ventaja, y el Barça mejoró considerablemente, igualando el encuentro a los 58 minutos, cuando Malcolm le sacó provecho a un palo de Luis Suárez.

Aunque la llave quedó abierta, ese gol de visitante puede ser la clave que le facilite un poco las cosas al cuadro merengue en la vuelta, en especial después del desgaste que implicará para ambos equipos el jugar la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones como visitantes ante Ajax, en el caso del Madrid, y Olympique de Lyon, que recibirá a los blaugranas. 

No obstante, el partido más importante de la semana para el Real Madrid era el Derbi Madrileño en el Wanda Metropolitano, puesto que si se llevaba los tres puntos podía superar al Atlético en la clasificación de LaLiga y ubicarse en el segundo lugar de la tabla, lo que le daría esperanzas de luchar por el título esta temporada. 

Y en un juego muy polémico, el equipo dirigido por Solari logró su objetivo y venció a los colchoneros, que vieron cómo el VAR confirmó un penalti de José María Giménez sobre Vinicius que Sergio Ramos convirtió en el 1-2 parcial para los visitantes, que habían empezado ganando con una acrobática media chilena de Casemiro.

Aunque Antoine Griezmann aprovechó un pase de Ángel Correa para empatar el partido, el primer tiempo terminó con la ventaja del Madrid gracias al ya mencionado penal de Ramos.

En la segunda parte, el videoarbitraje fue de nuevo el protagonista al anularle una anotación a Álvaro Morata por fuera de lugar, además de negarle un penalti sobre el mismo jugador, lo que motivó reclamos por parte de los rojiblancos. 

Para completar, Gareth Bale reemplazó a Vinicius y selló la victoria por 1-3 con un tiro cruzado tras un pase de Luka Modric, lo que hundió al Atlético y evitó una remontada de los locales. 

En síntesis, aunque El Clásico quedó igualado y el Derbi Madrileño fue ganado en medio de la polémica, el Real Madrid logró dos resultados que le permiten estar cada vez más cerca de dos objetivos concretos: llegar a la final de la Copa del Rey y acercarse al líder Barcelona y pelearle el título de LaLiga. Si los merengues mantienen el desempeño y los resultados que han logrado bajo el mando de Santiago Solari, es muy probable que tengan una temporada memorable, no sólo en Europa, como ya es costumbre, sino en casa, donde casi nunca lo han logrado en la última década.