El regreso triunfal de Zinedine Zidane al Real Madrid

Reuters

Catalina Uribe

Aunque no hay duda de que el Real Madrid pasa por uno de los peores momentos de su historia luego de haber quedado fuera de competencia en LaLiga, la Champions League y la Copa del Rey, parece que el regreso del francés Zinedine Zidane al banquillo es una luz al final del túnel.

El primer tiempo fue fatal y más de uno sin duda se quedó esperando a que los merengues mostraran el mismo entusiasmo que Zizou cuando se confirmó su llegada hace menos de una semana, pero el equipo se mostraba igual que en esos cuatro juegos que había perdido en el Santiago Bernabéu en las últimas semanas y todo parecía indicar que no habría una victoria en este caso. 

La decisión de Zidane de devolver a la titular a Keylor Navas, Isco y Marcelo no parecía estar dando resultados, con la excepción del guardameta costarricense, quien se lució al cuarto de hora con una parada impresionante que habría podido cambiar la historia del juego.

Pero luego de una primera parte preocupante, parece que el Real Madrid recibió una estimulante charla de medio tiempo de parte de su entrenador, la cual hizo que la mentalidad del equipo cambiara de inmediato, lo que evidenció en una acción anulada por el VAR a Luka Modric y en las dos anotaciones que finalmente le dieron la primera victoria a los merengues en casa desde el 3 de febrero.

Y precisamente fue el primer gol el que le permitió a Isco demostrarle a Zidane que tenía la razón en darle la oportunidad, en una jugada que inició Marco Asensio, quien se asoció con Karim Benzema, que no tuvo problemas en ponerle el pase al malagueño para que anotara. Otro que quería reivindicarse era Gareth Bale, quien logró sellar el 2-0 definitivo con un tiro ajustado.

En síntesis, aunque el desempeño del Real Madrid no fue precisamente el más brillante, Zinedine Zidane logró imprimirle confianza a sus jugadores para que lograran una victoria balsámica en el Santiago Bernabéu. Aunque sólo es el comienzo de una nueva era, vamos a ver si el francés era la solución que los merengues necesitaban para salir de la crisis.