Real Sociedad y la misión de hacerse respetar en casa

Reuters

EFE

La Real Sociedad afrontará una de sus temporadas más ilusionantes, con un estadio de Anoeta renovado y nueve refuerzos, en un intento por dar el salto definitivo que le lleve a Europa.

El nuevo estadio txuriurdin, reconvertido en una infraestructura del máximo nivel y que lucirá el nombre comercial de Reale Seguros Stadium, garantiza proximidad al terreno de juego una vez eliminadas las pistas y un aforo que superará los 40.000 asientos.

Los va a necesitar al ritmo que lleva la renovación y la entrada de nuevos socios, 32.000 a día de hoy.

Los rectores realistas piensan que el campo va a ser un fichaje más, va a dar puntos y quieren que sea un obstáculo más para cualquier rival de LaLiga, algo que no ocurrió con la reforma a medias la pasada campaña, en la que la Real fue uno de los peores conjuntos como local.



El otro agarradero para ilusionar a la afición ha venido de la confección de su plantilla, con nueve incorporaciones, cinco de ellas procedentes de terceros equipos y cuatro que llegan del filial tras haber probado Imanol Alguacil con éxito las prestaciones de los jóvenes canteranos la pasada temporada.

Cristian Portugués "Portu" ha sido fichado del descendido Girona y se espera mucho de un jugador con chispa y calidad; el sueco de origen eritreo Alex Isak ha tenido un gran comportamiento en los amistosos de verano y parece que tiene gol, mientras que Modibo Sagnan, el central francés, es una incógnita que no termina de convencer a la afición.

El centrocampista cedido por el Real Madrid, Martin Odegaard, ya se ha ganado con su juego a propios y extraños, es un futbolista excelente y puede ser la ficha que le faltaba a la Real para dar el paso adelante que demandan sus aficionados.

Alex Remiro se incorpora a la nómina de porteros, provoca la salida del argentino Gero Rulli y luchará por la titularidad con el mallorquín Miguel Ángel Moyá.

El segundo equipo aporta calidad y cantidad como hacía muchos años no ocurría. Suben del filial de Segunda B Ander Barrenetxea, campeón europeo sub-19; el lateral Aihen Muñoz, con perfil de titular desde la primera jornada; Robin Le Normand, joven central en crecimiento, y Ander Guevara, un centrocampista de los que la Real produce últimamente a escala.

El aficionado se pregunta si con estos mimbres se puede hacer un cesto mejor que el de la pasada temporada en la que, con cambio de entrenador incluido, y unos malos resultados en Anoeta, los blanquiazules tuvieron la opción de ir a Europa hasta la última jornada, premio que se llevó finalmente el Espanyol.

El banquillo también será novedoso pero menos, repite Imanol Alguacil pero en esta ocasión y, a diferencia de sus dos experiencias previas, lo hace desde el día uno y es parte de un proyecto en el que parece haber tenido mucha más participación dado su conocimiento de los jóvenes talentos de casa.

La pretemporada no ha servicio, sin embargo, para despejar muchas dudas, ya que los guipuzcoanos han alternado cal y arena cada semana y si destacó su triunfo ante un Alavés, al que minimizó, o su empate en casa del Nottingham Forest, derrotas contra el Racing (0-1) y sobre todo en casa del Watford después de ser muy superiores a los ingleses, generan dudas.

Finalmente la salida de jugadores como Theo Hernández, cedido por el Real Madrid la pasada temporada y ahora en Milán, y Sandro Ramírez, inédito en gol, no afectan en nada a una Real que sí podría acordarse de la salida de Juanmi al Betis, tras hacer 31 tantos en tres temporadas en San Sebastián, o la de Héctor Moreno, que era uno de los líderes experimentados en defensa.