El Eibar quiere seguir escribiendo su historia en LaLiga

@sdeibar

EFE

El Eibar arrancará la que será su sexta temporada consecutiva en Primera División, hecho totalmente insospechado hace una década, y lo hará con los pies en la tierra, sin mirar más allá de la salvación, pero sin renunciar a cotas mayores y tratando de quedar en la zona alta de la tabla.

La mejor noticia ha sido la continuidad del principal precursor del milagro, el preparador José Luis Mendilibar, que seguirá imprimiendo su sello de identidad a un equipo que en este caso no ha sufrido tantas bajas como en anteriores campañas.

Ha permitido que la pretemporada haya sido menos táctica, ya que la mayoría de los futbolistas conocen a la perfección la idea de fútbol del técnico de Zaldibar.

Eso sí, las marchas que ha sufrido han sido notables, hombres de mucho peso en su zona del campo que han abandonado el Eibar en busca de retos mayores. Son Rubén Peña, Joan Jordán y Marc Cucurella, que a priori serán difíciles de suplir en vista del rendimiento que ofrecieron la pasada campaña.



Pero la secretaría técnica del Eibar no se ha dormido en los laureles y, nada más conocerse esas bajas se puso manos a la obra para tratar de igualar, e incluso mejorar, la plantilla de la pasada temporada.

Álvaro Tejero, formado en la cantera del Real Madrid, y Roberto Correa, ex del Cádiz, llegan para suplir a Peña en el lateral derecho con garantías.

En el centro del campo, la marcha de Jordán se ha cubierto con el fichaje de Edu Expósito, un centrocampista con muy buen cartel procedente del Deportivo de la Coruña.

Otra de las noticias destacadas del mercado de fichajes ha sido, sin duda, la vuelta de Takashi Inui, algo que no ha sentado demasiado bien en un sector de la afición. Y es que el jugador japonés decidió tomar rumbo a Sevilla la pasada temporada para jugar en el Betis tras haber dado su palabra de renovar con el conjunto armero, y hay quien aún no perdona esa suerte de "traición", por lo que al japonés no le va a quedar más remedio que volver a ganarse el cariño del público de Ipurua sobre el césped.

En la delantera, Mendilibar no ha terminado de confiar en Marc Cardona, que estaba cedido por el Barcelona y tuvo que hacer las maletas, y ha logrado la incorporación de Quique González, ariete proveniente del Dépor, que tendrá que competir por un puesto con su tocayo Kike García, Charles y Sergi Enrich.

Éste último decidió rechazar jugosas ofertas de la Premier para seguir ligado al Eibar, lo que sin duda es una gran noticia, ya que se trata de un jugador muy valorado por el míster armero y por la afición, por su entrega, sacrificio y goles.

En la portería, la vuelta de Yoel garantiza tener dos porteros de una calidad incuestionable, y el gallego se disputará la titularidad con un Dmitrovic que fue, sin duda, uno de los grandes protagonistas del equipo armero la pasada temporada.

Ipurua, en plena renovación de una de sus gradas, no podrá presenciar los tres primeros partidos de Liga, pero espera un equipo que no cambie su estilo y que le haga vibrar en cada partido en casa.

De hecho, es obvio que la clave de la temporada de los eibarreses ha de pasar por su estadio, donde deben hacerse fuertes una vez más y tratar de que se escapen la menor cantidad de puntos posibles.

Será en Ipurua donde los de Mendilibar deberán tratar de afianzar su permanencia.

La presión alta, el juego en campo contrario y los centros desde las bandas volverán a ser la seña de identidad de un Eibar "made in Mendilibar" que a buen seguro no dejará indiferente a nadie en una temporada ilusionante y en la que los armeros podrían escribir otra página de oro en su cada vez menos breve historia en la máxima categoría.