¿Cómo llegó Isco a este punto en el Real Madrid?

Reuters

GOAL

Santiago Solari fue designado como entrenador del Real Madrid a finales de octubre. Entonces, Isco estaba siendo uno de los pilares del equipo blanco con Julen Lopetegui. Nadie podría imaginar por tanto lo que estaba a punto de ocurrirle al malagueño. Lo mucho que se iba a torcer su carrera en el Real Madrid hasta pasar al ostracismo. Y la situación, lejos de solucionarse, se recrudece con el tiempo. Por ello, Goal elabora una cronología para entender paso a paso todas las claves del 'caso Isco' en el equipo blanco:

Desencuentro Isco-Solari. En lo deportivo, el nuevo entrenador prefiere un fútbol vertical y un dibujo 4-3-3 donde se penaliza la figura de un mediapunta como Isco. El club lo sabe y respalda el principio de autoridad del entrenador. Si Isco quiere jugar más, debe rendir más. El entrenador está harto de que siempre le pregunten por el malagueño.


Isco, de indiscutible a residual. Se operó de apendicitis, volvió antes de tiempo haciendo un esfuerzo porque así se lo pidió Lopetegui y su decisión acabó perjudicándole, al no estar aún al 100%. La llegada de Solari le ha perjudicado claramente: ha pasado de titular a suplente. Isco siente que es injusto. Su rictus cuando se cayó de la convocatoria ante la Roma habla por sí mismo. Fue el primer síntoma de que algo pasaba entre los dos. Entonces surgen muchos rumores de que al técnico le sentó mal una publicación del malagueño celebrando la noche de Halloween -día en que debutaba Solari con el Real Madrid tras la 'manita' en el Camp Nou-, y también hay rumores de un supuesto desplante a uno de sus asistentes en Eibar.


El vestuario. Atrapado entre dos fuegos, el de Isco y el de Solari, el vestuario se debate entre el máximo respeto hacia la figura del entrenador y la empatía con Isco. Como ha podido constatar Goal, parte del vestuario entiende que la única solución al caso pasa por buscar lo mejor para el equipo: trabajar duro y lavar los trapos sucios en casa.

Isco, molesto. Indispensable en la selección y relegado en el Madrid, el malagueño está irritado con su situación. En su día, comentó en Marca Isco: "No soy tonto, si no soy titular con Ancelotti, Benítez y Zidane es por mi culpa". Un comentario autocrítico que gustó en la planta noble y se echa en falta ahora. Hoy Isco se siente poco valorado y dolido. No ya por jugar poco y tener un papel residual, sino por el permanente chorro de filtraciones que han calado entre la opinión pública, como su presunto sobrepeso. El entorno del jugador cree que se le está maltratando en varios medios.

Los dos primeros conflictos públicos. El Real Madrid juega uno de los peores partidos de la temporada ante el CSKA (0-3) en el Santiago Bernabéu, y con Isco sobre el campo. En una de las pitadas que se lleva reacciona con un improperio hacia la grada. Hacia su propia afición. Desde el club intentarían alegar que eran reclamaciones contra el árbitro de área. Poco después, tras una oleada de críticas por su supuesto sobrepeso, Isco decide colgar una foto suya frente al espejo y sin camiseta preguntando a sus seguidores si está gordo.


El contrato y los pretendientes de Isco Alarcón. Renovó en septiembre de 2017, pasando a firmar un vínculo contractual con el Real Madrid hasta el 30 de junio de 2022, pasando a percibir una mejora considerable de su salario. En aquel entonces, según ha podido saber Goal, la negociación no fue sencilla.Se llegó a especular con el interés del Barça y varios clubes de la Premier. Al final, Isco estampó su firma hasta 2022. Su cláusula es de 700 millones. Un jugador de su talento tiene potenciales pretendientes y goza de un gran cartel en el mercado: Manchester City y Juventus podrían estar entre los aspirantes.  

Reunión abortada. Según reveló el programa “Estudio Estadio” de TVE, Isco y su entorno solicitaron a principios de diciembre una reunión con Florentino Pérez para mostrar al presidente su malestar por la situación del jugador. Ese encuentro no se produjo, según la información del programa, porque el presidente del Real Madrid declinó proceder a esa reunión.

La postura del club. El Madrid considera entonces a Isco parte de su patrimonio y valora su trayectoria, pero Florentino Pérez empieza a desencantarse con la situación que se está produciendo. El club quiere que las aguas vuelvan a su cauce, pero en caso contrario, si el jugador sigue molesto y desea abandonar el Madrid, si Isco pide salir, el Madrid empieza a pensar en que le pedirá que lo diga públicamente y venga con una gran oferta. Según revelan fuentes cercanas a la planta noble del club a Goal, el presidente y su directiva están molestos con el desplante que Isco le hizo a la grada del Bernabéu. En público tratarán de quitarle hierro, pero en privado no dudan a la hora de censurar un gesto que era absolutamente innecesario. La cúpula del club está hasta el gorro del ‘caso Isco’ y cree que el jugador está apagando el fuego con gasolina.

Leganés. Mes de enero e Isco juega de inicio en Butarque en la Copa del Rey tras el 3-0 de la ida en el Santiago Bernabéu. El mediocampista completa un partido bastante gris y acaba sustituido. Una semana antes, Solari ironizaba ante los medios con que no le preguntaban ya por Isco después de que jugase medio partido desde el banquillo en el pinchazo ante el Villarreal. El de Leganés sería su último partido como titular hasta el momento, y el punto de inflexión para que el malagueño pasara ya a un ostracismo indismulado coincidiendo con la salida de la enfermería de muchos compañeros de equipo. 

Desmentido sobre una mala relación con Ramos. Después de la victoria del Real Madrid ante el Espanyol, un medio de comunicación informa de que Sergio Ramos le había dado un tirón de orejas por su actitud pasota. A través de las Redes Sociales, Isco ironiza con la información: "Ahora resulta que nos llevamos mal", comenta en una publicación del campitán.

Conflicto con Chendo. En la victoria ante el Alavés (3-0), Isco sale los últimos cinco minutos de partido, con el triunfo ya encaminado, relevando a un Vinicius que se lleva la ovación del Bernabéu. Tras el pitido final, Isco es el primero que enfila el túnel de vestuarios y por el camino le niega el saludo a Chendo. Un día después alegaría en sus Redes que era una broma que no se puede entender en un vídeo de de tres segundos.


Crítica a Solari con De La Red de por medio. Después de ni siquiera calentar en el Clásico (después de otros dos partidos más en los que tampoco calentó para salir al campo), el ex jugador blanco opina en un acto público del 'caso Isco' y dice que el Real Madrid no espera a nadie. El malagueño replica en Redes Sociales asegurando que no tiene las mismas oportunidades que los demás, en una crítica velada a Solari. 


>