San Juan Pablo II, el Papa que pudo haber sido portero

Reuters

GOAL

“El fútbol es un método excelente para promover la solidaridad en un mundo afectado por las tensiones raciales, sociales y económicas”, sostuvo Juan Pablo II, el 11 de diciembre de 2000, tras recibir a una comisión de la FIFA encabezada por su entonces presidente, Joseph Blatter. El Sumo Pontífice, quien falleció el 2 de abril de 2005, pronunció durante su pontificado alrededor de 120 discursos y mensajes sobre el deporte, según señalan sus más destacados biógrafos. No fue casualidad: en su juventud, hasta logró destacarse como portero de forma amateur en el MKS Cracovia, el club del que era aficionado.

Sí, como se lee: Karol Wojtyla fue, entre tantas características, el Papa que pudo ser futbolista. Jerzy Kluger, un médico hebreo que fue compañero de escuela del polaco más famoso del mundo, destacó que su amigo jugaba habitualmente de portero y era bueno en el puesto. Y señaló además, a modo de curiosidad, que se armaban a veces partidos entre judíos y cristianos, y Wojtyla iba con los primeros porque les faltaban jugadores.

En el documental “Juan Pablo II habla al deporte”, de los italianos Mario Farneti y Massimo Laverna, se puede ver también una imagen de un joven Karol corriendo detrás de un balón, con pantalones cortos, jugando como delantero, otra posición en la que supo actuar. Sin embargo, cuentan que su pasión, o su sector preferido, estaba debajo de los tres palos.

Si bien su época de mayor furor estuvo en su adolescencia, la relación del Papa (canonizado en 2014) con el MKS Cracovia duró hasta su muerte: en 2005, pocos meses antes de su partida, tuvo una audiencia con la plantilla y el cuerpo técnico del equipo de su corazón. De hecho, tras el fallecimiento, los fanáticos de la institución polaca aseguraron que perdían a “un compañero”. Y no tan lejos estuvieron de asegurar que perdieron a un exjugador…