Curazao elimina a Honduras de la Copa Oro

EFE

EFE

La cara y cruz de la moneda en esta jornada de la Copa Oro la protagonizaron El Salvador, bajo la dirección del entrenador mexicano Carlos de los Cobos, más cerca de alcanzar los cuartos de final, y Honduras, con el uruguayo Fabián Coito al frente, que sufrió una derrota sorpresa ante Curazao y quedó eliminada.

El Salvador se enfrentó en el BBVA Stadium de Houston a Jamaica y sacó un empate a 0-0 que le mantuvo invicto y con cuatro puntos antes de que el próximo martes, en la tercera y última doble jornada, se enfrente a Honduras, sin nada que jugarse.

"Hemos logrado no sólo un empate sino la experiencia de lo que se tiene que hacer en el campo cuando el rival te puede hacer daño en los últimos metros", declaró de los Cobos. "Jamaica es un equipo con jugadores muy peligrosos que sabe definir en cualquier momento".



En este sentido dijo que los jóvenes valores de la "Selecta" tenían todavía por delante muchas cosas que aprender mientras compiten en el torneo de selecciones más importante de la Concacaf.

"Hay que madurar y aprender que cuando no se puede ganar a un rival, tampoco debes de perderlo", analizó de los Cobos al concluir el encuentro, que registró un lleno de 22.026 espectadores en las gradas, en su mayoría seguidores salvadoreños. "No se trata de una actitud conformista, es una actitud que debe ser lógica".

De los Cobos recordó que El Salvador debía hacer un fútbol inteligente en base al potencial que tenían dentro de la plantilla.

"Si nosotros quisiéramos atacar permanentemente o adelantar las líneas, con toda seguridad íbamos a tener muchos problemas a nuestras espaldas", destacó el veterano entrenador mexicano. "Era lógico por la velocidad y pelota larga que iban a aprovechar para genera mayor presión".



De Los Cobos dijo que la defensa hizo una gran labor y ahí estuvo la clave de la victoria y el haber quedado con la moral alta de cara al último partido de la fase de grupo.

"Yo creo que quedamos bien, el equipo respondió, y ahora estamos mentalizados para el próximo compromiso importante en unos días y el tratar de sacarlo adelante ante un gran rival como es Honduras", agregó de los Cobos.

Pero si El Salvador llegará pleno de moral por lo conseguido ante Jamaica, su rival Honduras, eliminada de la Copa Oro, tendrá el partido del martes como puro trámite y sin ningún tipo de motivación deportiva y mucho menos que les sirva de aliciente personal.

Coito, el entrenador uruguayo que ha comenzado el nuevo proyecto de la selección de Honduras de cara al próximo Mundial de Catar 2022, reconoció que no era el momento de señalar a nadie que no sea su persona y que hay que dejar que pasen las horas para asimilar la derrota histórica de 0-1 que sufrieron ante Curazao y que les costó la eliminación.

"No es el momento de señalar a nadie y de hablar que jugadores tienen que dejar la selección", declaró Coito. "La responsabilidad de la eliminación es mía y cualquier reacción que se haya podido dar es fruto del momento negativo de haber perdido".

Coito dijo que había que reflexionar, pero la tristeza y el negativismo era producto de la eliminación y no tanto por el apartado futbolístico.

"No creo que jugásemos mal, pero es normal que haya tristeza por la situación, el resultado y las ilusiones que teníamos puestas en el torneo", valoró Coito.

El técnico uruguayo también admitió que dentro del vestuario hondureño había tristeza, pero ningún drama, dado que los jugadores habían luchado durante todo el partido.

"No ha habido ningún reproche, sí se ha vivido un silencio en el vestuario, pero creo que con el paso de los horas tendremos opción de hablar, de analizar lo que falló, cómo podemos mejorar y sobre todo mirarnos frente a frente de cara a avanzar, aunque ahora el ánimo esté decaído", reconoció Coito