Hamilton conquista el Gran Premio de Baréin

Reuters

EFE

El inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que había igualado matemáticamente el récord histórico de siete Mundiales de Fórmula Uno del alemán Michael Schumacher, ganó el Gran Premio de Baréin, en el circuito de Sakhir, donde el español Carlos Sainz (McLaren) fue quinto.

Hamilton logró, desde la 'pole', su undécima victoria del año; y elevó a 95 su propia plusmarca histórica de triunfos en la categoría reina tras ganar en Baréin -que el próximo fin de semana repite Gran Premio, el de Sakhir- por delante de los dos Red Bull, el del holandés Max Verstappen y el del tailandés Alexander Albon, que concluyó tercero.

El mexicano Sergio Pérez perdió ese puesto a tres giros del final, al quemar el motor de su Racing Point, incidente que provocó la entrada en pista del coche de seguridad, detrás del que todos acabaron una carrera marcada por el escalofriante accidente -en la primera de las 57 vueltas- del francés Romain Grosjean (Haas), que salvó la vida milagrosamente.

McLaren fue la otra gran triunfadora de la jornada, ya que gracias al cuarto puesto del inglés Lando Norris y otra sensacional remontada de Sainz -que pasó del decimoquinto en parrilla al quinto en meta-, es tercera en el Mundial de constructores. Un título que ya se anotó hace cuatro semanas Mercedes, por delante de Red Bull.


El francés Pierre Gasly (Alpha Tauri) fue sexto, por delante del australiano Daniel Ricciardo (Renault), en un circuito que albergará de nuevo otro Gran Premio, el de Sakhir -aunque con otra configuración de la pista, más corta, sin el segundo sector- el próximo fin de semana.

El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), que había salido segundo, acabó la carrera en octava posición y ha visto reducida a 12 puntos su ventaja sobre Verstappen, que, a falta de dos carreras, aún puede arrebatarle el subcampeonato.

El francés Esteban Ocon (Renault) y el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), noveno y décimo, respectivamente, también puntuaron este domingo en Sakhir.

Se anotó el Gran Premio de Baréin estuvo marcado por el escalofriante accidente del francés Romain Grosjean (Haas), que salvó milagrosamente la vida en el circuito de Sakhir.

La jornada arrancó con susto gigantesco, por el escalofriante accidente que sufrió Grosjean. Al tocarse con el Alpha Tauri del ruso Daniil Kvyat, el francés se estrelló contra la barrera y destruyó de forma espectacular su monoplaza, que se incendió.

La carrera se interrumpió de forma inmediata, con bandera roja. Pero al tardar en ofrecerse la repetición del accidente, del que en directo se había apreciado que el coche estaba envuelto en llamas, durante unos instantes se temió lo peor.

Más adelante se vieron las imágenes de Grosjean, consciente y sin aparentes problemas, en el coche médico. Con lo cuál se recuperó momentáneamente la calma en el circuito de Sakhir.

Pero después, cuando se ofreció la repetición de la evacuación del francés, que durante unos segundos estuvo ardiendo dentro del 'cockpit' de un coche partido literalmente en dos, los corazones volvieron a encogerse: Grosjean reaccionó todo lo rápido que pudo. Pero tardó 27 segundos en salir del coche y sigue vivo de milagro. Las medidas de seguridad funcionaron. Y quienes -con restricción de personal en pista, a causa de la pandemia- arriesgaron y lo ayudaron a salir de ese infierno, entre ellos Alan Van der Merwe, conductor del coche médico, pueden considerarse auténticos héroes.

La pesadilla se saldó inicialmente con pequeñas quemaduras en manos y tobillos; antes de que Grosjean fuese evacuado a un hospital militar de Manama para ser examinado de forma más detallada.