La llegada de Antoine Griezmann al Barcelona

Cortesía fcbarcelona.es

Catalina Uribe

El delantero francés Antoine Griezmann finalmente decidió su futuro. El Barcelona, luego de pagar la cláusula por 120 millones de euros, lo anunció como su nuevo refuerzo para su ofensiva. Y lo hicieron a pesar de que hace un año el jugador les había dicho que no, además de que lo hizo público a través del documental 'La Decisión'.

Sin embargo, la transferencia ha sido todo menos tranquila, puesto que el Atlético de Madrid emitió un comunicado en el que considera insuficiente esta suma, porque, según ellos, el acuerdo se habría hecho cuando su cláusula era todavía de 200 millones.

Pero, más allá de los problemas y de las demoras, ¿los blaugranas y el galo tomaron la decisión correcta?

En el caso del club, considero que Griezmann es una gran alternativa para el equipo, pues su rapidez, su habilidad para el regate y su olfato goleador pueden ser muy útiles para ganar partidos. Además, sus cualidades como asistente serán muy importantes para alimentar a los principales goleadores, Lionel Messi y Luis Suárez.  

Por el contrario, no creo que haya sido la mejor decisión para el francés, pues pasa de ser 'cabeza de ratón' a 'cola de león', lo que podría evitar que su carrera siga creciendo. No obstante, también se puede producir el efecto contrario, pues podría verse forzado a mostrar un mejor desempeño para conseguir un lugar en el once titular de Ernesto Valverde, por lo que le daría la oportunidad volver al lugar destacado a nivel internacional en el que estaba hace un par de años.

En síntesis, aunque no sabemos cómo le irá a Antoine Griezmann en Barcelona, sí está claro que tiene condiciones para brillar en un club como este. Con el tiempo, veremos si logra adaptarse y ser uno de los nuevos referentes del cuadro blaugrana.