Barcelona y Real Madrid protagonizaron un Clásico de infarto

EFE

Catalina Uribe

Aunque muchos aseguraron que en la edición 238 del Barcelona vs. Real Madrid, como no se jugaba nada, sería un Clásico aburrido, e incluso 'descafeinado'.

Sin embargo, nada más alejado de la verdad, pues merengues y blaugranas demostraron una vez más que este partido es el más importante para ellos en el año, por lo cual dejan todo su talento y sus fuerzas en la cancha.

Cuatro goles, un expulsado, un lesionado importante, el homenaje a una leyenda y muchos otros momentos fueron los protagonistas de un enfrentamiento que dejó como ‘ganador’ al Barça. Los blaugranas, además de mantener su racha sin derrotas esta temporada, está a sólo dos partidos de terminar como campeón invicto de LaLiga.

El principal protagonista, fue sin duda Andrés Iniesta, quien dijo adiós a los Clásicos entre las ovaciones de la hinchada y los reconocimientos de sus rivales.

El más interesante y emotivo, sin duda alguna, fue el del entrenador merengue, Zinedine Zidane, quien esperó en el túnel para darle un abrazo al jugador, quien dejará de vestir la camiseta blaugrana a final de temporada. Por su parte, Sergio Ramos le hizo un homenaje virtual, pues compartió en las redes sociales la camiseta autografiada de Iniesta con un conmovedor mensaje de despedida.

Los otros dos grandes protagonistas fueron los de siempre, Leo Messi y Cristiano Ronaldo, quienes hicieron historia con sus goles. Mientras el argentino se hizo prácticamente inalcanzable como máximo artillero del Clásico con 26 dianas, el portugués llegó a 18, e igualó a una leyenda blanca, Alfredo Di Stéfano, segundo máximo goleador de estos duelos.

Sin embargo, Cristiano no pudo terminar el partido, pues sufrió un leve esguince de tobillo cuando Gerard Piqué trató de evitar que anotara.

El punto negativo fue sin duda Sergi Roberto, quien fue recibió roja directa y dejó al Barcelona con 10 para el segundo tiempo. No obstante, los culés no se dejaron afectar por esta desventaja y lograron evitar una victoria de un Real Madrid que insistió en quitarle el invicto hasta el pitazo final.

En síntesis, este Clásico será recordado por estar lleno de emociones y por demostrar por qué este enfrentamiento es el más apasionante del fútbol mundial.