MotoGP: primer test en Sepang

EFE

Elba Navarro
@elbanavarro21

De momento es más intuición que una visión clara de lo que viene, pero lo que no deja lugar a dudas, es que la emoción está servida y que este año nos sorprenderá la igualdad entre las marcas. 

Ha sido el primer test del año y todas las miradas estaban puestas en Marc Márquez por dos razones obvias. La primera: es el campeón del mundo y el hombre a batir. La segunda: si llegaba recuperado de su reciente operación en el hombro. Una lesión que sufrió en silencio durante prácticamente toda la temporada pasada y que se hizo evidente precisamente durante la celebración de su séptimo título mundial (el quinto en la categoría reina) cuando se le salió el hombro, se lo recolocaron y siguió disfrutando del merecido triunfo. La duda quedó resuelta, el español volvió a dar una clase magistral de pilotaje y, a pesar de no estar al 100% todavía, fue el más rápido de los test.


Nos hemos quedado, eso sí, con ganas de ver en acción a Jorge Lorenzo que sigue de baja trabajando muy duro para empezar la temporada al máximo nivel.

Más allá de Honda, la sorpresa de la jornada la dio un flamante Tito Rabat, que tras el accidente sufrido en Silverstone 2018 con fractura de fémur, tibia y peroné ha sido la Ducati más rápida de la jornada. Ojo Dovi y Petrucci que ¡el Reale Avintia viene fuerte!


Las Yamaha oficiales con Maverick en tercer lugar y Valentino en sexto demuestran que el nuevo motor de la M1 puede mejorar los resultados de la pasada temporada, aunque los pilotos siguen pidiendo mejoras. En concreto Viñales apuntaba tras la prueba que hay que seguir mejorando especialmente en aceleración y frenada. 

Alex Rins a los mandos de la Suzuki oficial sorprendía con un segundo lugar. Sin duda una excelente declaración de intenciones de cara a este 2019.