Boca se queda sin Benedetto que fichará por el Marsella

Reuters

GOAL

Martín Palermo se retiró en junio de 2011. El Emperador Falcioni apenas había empezado su efímero reinado en Boca y uno de los más leales vasallos decidía finalizar su carrera. Fueron 236 goles los que se fueron con él aquella fría noche, en su La Plata natal, en la que el Loco pisó por última vez un campo de juego.Pasaron más de siete años, cuatro técnicos, cinco títulos y dos finales de Copa Libertadores. Y después de todo ese tiempo, llegó su reemplazante .

Desde aquel 2-2 ante Gimnasia en el Bosque que significó el último partido oficial como jugador hasta la llegada de Guillermo Barros Schelotto como entrenador, la dirigencia del Xeneize trajo siete nueves: Santiago Silva, Emmanuel Gigliotti, Claudio Riaño, Jonathan Calleri, Andrés Chávez y Daniel Osvaldo. También intentaron ocupar el lugar vacante Lucas Viatri y Nicolás Blandi, surgidos del club. Nueve delanteros -definidos como centrodelanteros- pasaron y se fueron, algunos con pena, otros con gloria.

El décimo fue Darío Benedetto, quien llegó al club de La Ribera a mediados de 2016, justo antes del duelo contra Independiente del Valle, por las semifinales de la Copa Libertadores. El Mellizo había decidido dejar libre a Osvaldo luego de una polémica en el vestuario tras el cruce de ida con Nacional por el certamen continental y Carlos Tevez pedía a gritos a un compañero para ocupar esa posición. La solución a todos los problemas llegó con el Pipa .

Y es que el '9' no solo apaciguó el pedido del Apache, que quería jugar unos metros más atrás y no como punta de lanza, sino que sus 21 goles en 25 encuentros le permitieron ser  el máximo artillero del Campeonato 2016/17, algo que un jugador de Boca no conseguía desde hacía 10 años. Tras aquella primera temporada, su nivel siguió en alza y en las primeras 9 fechas de la Superliga 2017/18 marcó 9 goles. Incluso, llegó a debutar en la Selección argentina. Entonces, el 19 de noviembre del 2017, el Pipa sufrió la rotura de ligamentos de la rodilla derecha.

A partir de la ausencia de Benedetto, a principio de año llegó Wanchope Ábila, quien colaboró de buena manera para ganar la última Superliga y cuidarle el lugar al Pipa, que regresó oficialmente el 31 de agosto contra Libertad en Paraguay, pero debió esperar nueve cotejos para volver a gritar un gol: el desahogo llegó en forma de doblete contra Palmeiras, en la semifinal de la Copa Libertadores. Luego llegaría otro más ante el Verdao en Brasil y uno en cada final de la Libertadores.

Su imagen final, sin embargo, quedará recordada como la peor: durante el 2019, jugó 20 partidos y solo convirtió cinco goles, tres de ellos de penal. Además, se quedó sin marcar en las dos finales que disputó el equipo de Gustavo Alfaro en el año. 

Sus números consolidan el Pipa como el mejor 9 que tuvo Boca desde la salida de Palermo.  El delantero será vendido al Marsella por 18 millones de euros y firmará contrato hasta 2023.

Hasta su llegada, Calleri había sido el mejor sustituto del Titán, con un promedio de 0,38 goles (23 en 61 choques). Detrás suyo aparecían Gigliotti, con un cociente de 0,37 (23 en 62); Silva, con uno de 0,35 (19 en 55); Blandi, con 0,33 (20 en 61); Chávez, con 0,28 (18 en 64); y Viatri, con 0,23 (31 en 133). Benedetto cerrará su era -al menos la primera- con 45 tantos en 76 duelos, un promedio de 0,59 y un grito cada 118 minutos jugados. ¿Quién será el mejor '9' después de él?