Los Nacionales de Washington jugarán su primera Serie Mundial

Reuters

EFE

Se rompieron todos los pronósticos y los Nacionales de Washington hicieron esta noche historia al conseguir el pase a la Serie Mundial del béisbol de las mayores por primera vez en 86 años, después de haber llegado a los playoffs a través de un boleto de comodín.

Pero al final fueron el mejor equipo de la Liga Nacional bajo la dirección del piloto boricua Dave Martínez, a quien en el mes de mayo con una marca perdedora de 19-31 pensaron despedirlo y comenzar una nueva reestructuración dentro de la franquicia.

No lo hicieron los directivos y esta noche cosecharon los frutos de la decisión de mantenerlo, al ver como los Nacionales vencían por 7-4 a los Cardenales de San Luis, en el cuarto partido de la Serie de Campeonato del Viejo Circuito y los barrían por 4-0 al mejor de siete juegos.

"A veces, los caminos tortuosos son los que te llevan a lugares hermosos", declaró Martínez al concluir el partido. "Ahora el Nationals Park es un lugar hermoso".



Los 43.976 aficionados que llenaban las gradas del Nationals Parks coreaban el "¡MVP, MVP...!, dedicados a varios jugadores y luego el grito de ánimo de "¡Vamos Nats!".

La última vez que una Serie Mundial se disputó en la capital de la nación fue en 1933, cuando estaban los Senadores de Washington y la perdieron en cinco juegos ante los Gigantes de Nueva York.

Los Senadores eventualmente abandonaron la capital de la nación y no volvieron a tener un equipo del béisbol de las Grandes Ligas, hasta que en el 2005, los Expos de Montreal, fundados en 1969, decidieron elegir a Washington como su sede y cambiaron también de nombre.

Los Nacionales no habían conseguido nunca avanzar a la Serie de Campeonato y tenían marca de 0-4 en la Serie Divisional en los últimos siete años.

Pero esta vez, su pitcheo fue decisivo y Corbin se encargó de tener su mejor salida en lo que va de playoffs al recetar nada menos que 12 ponches a los bateadores rivales, mientras que la ofensiva se encargó de fabricar un racimo de siete carreras en la primera entrada y eso fue todo lo que necesitaron el resto del camino.

Como hicieron, cuando en mayo las cosas no le iban bien, los Nacionales comenzaron a luchar y a saber aprovechar al máximo lo que tenían dentro de la plantilla y ahí estuvo la clave de su éxito, que no es otro disputar el "Clásico de Otoño" tras haber ganado 16 de los últimos 18 partidos.

Corbin, zurdo adquirido por 140 millones de dólares, se convirtió en el primer pitcher en ponchar a 10 bateadores en los primeros cuatro episodios de un juego de postemporada, y se acreditó el triunfo.

Los Nacionales consiguieron siete carreras en el primer acto, todas cargadas a la cuenta del novato de Dakota Hudson (0-1), quien realizó apenas 15 lanzamientos y cargó con la derrota

Una vez más, el bateo oportuno lo encabezó el segundo base, el veterano Howie Kendrick, que acabó la serie como el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP).

"Solamente se puede aprender a ganar a través de los errores y los fallos", declaró Kendrickc. "Todos los fallos que tuve anteriormente me han servido para que hoy pueda disfrutar de un gran triunfo".

Kendick, que bateó un grand slam en extra entradas durante el decisivo Juego 5 de la Serie Divisional ante los Dodgers, bateó .333/.412/.600 con cuatro dobles, cuatro carreras anotadas y cuatro carreras empujadas ante los Cardenales.

"Los mejores momentos de mi carrera han pasado este año, honestamente, pero este trofeo no es mío solo, porque somos un equipo", destacó Kendricks tras recibir el premio.

Ahora, Washington tendrá bastante tiempo para descansar y definir su rotación. En una semana, comenzará la Serie Mundial ante los Astros de Houston o los Yanquis de Nueva York. Houston lidera por 2-1 la Serie de Campeonato de la Liga Americana, luego de imponerse el martes 4-1 a los Bombarderos del Bronx.

Una vez más el bateo latinoamericano estuvo presente con los Nacionales después de que los dominicanos Juan Soto tuvo de 4-2 con una anotada y una empujada, mientras que Víctor Robles de 4-1 con una anotada y una remolcada.

A pesar de la derrota, los Cardenales también el apoyo del bateo latino con el venezolano José Martínez que se fue de 4-1 con dos impulsadas y el puertorriqueño Yadier Molina tuvo de 3-1 con una anotada y una remolcada al pegar jonrón solitario