Tiger Woods ha vuelto a brillar

Reuters

Maria C. Santoro
@CoquitoSantoro

Soy de una generación que ha disfrutado de grandes figuras y momentos del deporte mundial, pero para mí una de las más importantes ha sido Tiger Woods. ¿Por qué? Pues el golfista consiguió romper esquemas en una disciplina que siempre ha sido vista como elitesca y a la que solo le importaba a un grupo muy pequeño de la sociedad. Sin embargo, llegó él con su manera de jugar e hizo que se incrementara el interés por este deporte.

En su palmarés cuenta con 14 majors, siendo el segundo con más, sólo por detrás de Jack Nicklaus, ha ganado 4 Masters de Augusta, probablemente el torneo más importantes en el mundo del golf.  Además, de haber repetido en multiples ocasiones en los Abiertos de de Estados Unidos, Gran Bretaña y del Campeonato de la PGA. En el European Tour ha cosechado 40 Victorias y más. 


Sin lugar a dudas, el norteamericano es el golfista más destacado de los últimos 20 años, y posiblemente uno de los deportistas más importantes de esta era moderna del deporte, tomando en cuenta el gran aporte que le ha dado al golf con su espectacular manera de jugar. 

Pero en la carrera del Tigre no todo ha sido color de rosas, en 2009 pasó por uno de los peores episodios de su carrera y vida, tras chocar contra su propia casa, quedando inconsciente por la cantidad de alcohol en su organismo. Esto explotó en escándalos que lo envolvieron con diferentes relaciones extramatrimoniales, y consumo de alcohol y drogas, algo que hizo que el golfista empezara a decaer en su trabajo. No obstante, también terminó su matrimonio con un divorcio que está entre los más millonarios de la historia. Todos estos hechos lo hicieron perder gran parte de sus patrocinios.

 No todo terminó allí, en 2015 su ex caddie, Steve Williams dijo en un libro que publicó dijo que siempre se sintió como “un esclavo” de Woods, durante su tiempo trabajando juntos. Y como si fuese poco, tuvo que apartarse un tiempo de la acción por múltiples problemas de salud. 

En 2016 volvió a jugar, pero luego del tercer torneo tuvo que ser operado una vez más. En 2018, retornó nuevamente y tras tener un par de participaciones destacadas, finalmente volvió a conseguir una victoria, luego de más de 5 años de sequía ¡Wood logró su triunfo 80 en el PGA Tour!. 


El mar de gente se desbordó en el Tour Championship a los segundos de quedar campeón, todo el mundo quería ver a uno de los golfistas más importantes de la historia recibir finalmente un nuevo premio, sin contar la cara de felicidad del mismo, como si hubiese ganado por primera vez. 

La emoción generada por su triunfo fue tal, que en las redes sociales no se habló de nada más por más de una hora, todo el mundo tenía que ver con lo sucedido en East Lake, uno de los mensajes más destacados fue el de Michael Phelps, quien aseguró que puede imaginar como se sintió en ese momento su compatriota.


Este triunfo ha sido un premio a la constancia, si bien es cierto que no ha dado el mejor ejemplo fuera de las canchas, también lo es que no se ha rendido dentro de ella. A pesar de la edad y de las dolencias musculares, el californiano sigue con las mismas ganas de ganar que siempre, con el hambre de demostrar lo que significa para el este deporte. La gente lo sigue queriendo, ya que no es fácil hacer lo que él ha hecho, volver a jugar, sabiendo todo lo malo que puedan decir de ti, y demostrar que tu talento y concentración están por encima de eso, no es algo sencillo, no todos tienen la capacidad y fortaleza mental para lograrlo y él lo está haciendo. 

Queda esperar si esto lo ayuda a mejorar su vida personal. Estoy segura de que todos los que amamos el deporte deseamos verlo evolucionar de la misma manera fuera del golf. Porque historias  como las de él pocas y es una lástima no poder contarla con más orgullo por malas decisiones personales. Los actos fuera de la actividad deportiva sí van de la mano con lo que haces en ella.