Doblete de Joaquín hace fuerte al Betis que en casa venció al Depor

Betis sigue haciendo respetar su casa y se impuso al Deportivo con un doblete del veterano Joaquín

GOAL

El Deportivo de La Coruña cayó derrotado en el Benito Villamarín por 2-1 debido a un doblete de Joaquín que se impuso al tanto aislado de Fede Cartabia. Los coruñeses suman siete visitas ligueras sin conocer la victoria y han cosechado un punto sobre doce posibles, lo que ya empiezan a vislumbrar el relevo de un entrenador que, a través de las redes sociales, ha sufrido el desplante de jugadores de su plantilla. Ha tenido que ser en su casa de siempre, en el Benito Villamarín, donde pueda decir adiós, una vez, a un banquillo de la liga española.

Pepe Mel, que continua sin ganar en liga a su ex equipo, se sometió a Quique Setién. Resistió al dominio de la primera mitad. Pero en la segunda, con las fuerzas igualadas, se amedrentó ante el planteamiento ofensivo del entrenador bético. El madrileño se parapetó y apostó al contragolpe que, si bien es cierto, pudo haberle dado el 1-2. Pero Joaquín castigó su conformismo con un doblete. El de El Puerto de Santa María, capítán, símbolo y seña, no marcaba dos goles en un mismo partido de liga con el escudo de las trece barras desde 2005 ante el Barcelona. El abarrotado Benito Villamarín se vino abajo cuando fue sustituido a cinco minutos del final por el debutante Ryan Boudebouz.

Celso Borges se vio el partido del Villarreal de la pasada jornada. En él, Antonio Adán, en el primer gol encajado por el Real Betis, quiso ser un jugador de campo más de tal manera que no pudo salir de la presión sometida por Carlos Bacca facilitando el gol del colombiano. Atento, el tico la vio venir y se anticipó a la recepción del balón. Contento por su recuperación, se animó y de un zurdazo estampó el esférico en el travesaño. Con los jugadores del Real Betis atónitos, el rebote recayó en Fede Cartabia que necesitó dos pasos para sacarse un latigazo con la izquierda en la que el portero mejoreño no pudo hacer nada.

Era el minuto 23. Y hasta ese momento los gallegos no se habían presentado al Benito Villamarín. Le regaló el cuero a un Real Betis espoleado por una afición, más ilusionada con sus sentimientos y con el remozado campo que con su equipo. Llevó la iniciativa en lo que fue el guión de la primera mitad. Un dominio insulso y horizontal frente a un Depor que se limitó a atrincherarse en su propio campo. Los verderones tardaron en darse cuenta (14 minutos) que la capacidad defensiva de los blanquiazules (ayer de azul) era testimonial. El primer envío al área, tras una gran acción de Tello y mejor centro de Barragán, era cabeceado por Sergio León. Pantilimón, que debutaba, se la dejó en bandeja a Joaquín que abriría el marcador de la única manera que sabe marcar el Real Betis. Los cuatros goles en esta liga han sido de cabeza.

Tras el empate coruñés, el partido pareció animarse en un tímido toma y daca. Hasta Guilherme, que lo único que hacía era tirar desde lejos, se jugó su expulsión por primera vez. Pero la película del primer periodo volvió a la normalidad hasta el descanso. El Depor trató de trabar dada su poca creación y solo inquietó en un servicio al segundo palo que Mandi repelió a corner. Y el Real Betis dominaba pero no profundizaba. Y su peligro, de cabeza siempre. Otra vez Joaquín bombeando al poste contrario y, poco después, Guardado en una acción repleta de potencia que mandó a las manos del cancerbero uruguayo desperdiciaron las oportunidades béticas de adelantarse.

Guilherme siguió coqueteando con su expulsión tras el paso por vestuarios. Su segunda opción a  ello dio lugar a la jugada controvertida del partido. Durmisi, en una ala que no le correspondía, se introdujo en el área y se caía ante la entrada del brasileño. Undiano Mallenco lo tuvo claro y se fue al punto fatídico sin pensárselo. Cuando lo pensó, se marchó a su asistente. Tras unos segundos de incertidumbre, rectificó y sembró la histeria en Heliópolis. El lateral izquierdo verdiblanco fue amonestado por tirarse. Acertó aunque fuera surrealista. Fue un VAR sin VAR. Así somos en España. Habrá que empezar a acostumbrarse.

De cajón fue que el brasileño fuera cambiado. El prometedor Fede Valverde se notó en la creación. Tanto que el Depor pudo sentenciar con varias contras y tímidos acercamientos, pero Fede Cartabia no tuvo acierto y Bakkali fue embestido por Feddal en una entrada de tijera no contemplada por Undiano Mallenco. Aquí Pepe Mel se rasgó las vestiduras. ¿Qué hacer? “Me echo para atrás, saco un lateral (Luisinho)”. Joaquín, el que fue su capitán, se lo hizo pagar. Y un ex deportivista, Andrés Guardado al Deportivo. El mexicano recuperó ante Adrián, condujo y sirvió un pase en profundidad fabuloso que Joaquín definió a la perfección. De los cuatro goles béticos en su casa, tres han sido ofrecidas por el azteca.

Los herculinos se quedaron noqueados. Pepe Mel se agarró al clavo ardiendo de Lucas Pérez que abanderó la desesperada, pero sus dos centros no encontraron sus objetivos. Al final, alegría verdiblanca y tristeza blanquiazul. Los locales no ganaban a dos equipos gallegos en casa en una misma temporada en Primera División desde la temporada 1997/1998, y han vencido por primera vez en casa en sus dos primeros partidos desde el curso 2011/2012 con…. Pepe Mel en el banquillo


Parece que está utilizando un bloqueador de anuncios

Para continuar proporcionándole un contenido incomparable, deshabilite el bloqueador de anuncios