"Somos el único equipo que va a jugar ocho partidos", afirma DT croata

Reuters

EFE

Zlatko Dalic, técnico de la selección croata, resaltó que su equipo jugará, el domingo en la final del Mundial contra Francia, su octavo partido, al sumarle las tres prórrogas (90 minutos), pero aseguró que eso no será una excusa.

"Somos el único equipo que va a jugar ocho partidos. Además, Francia estará más descansada, porque ha tenido un día más para recuperar, pero no tenemos excusas. Aunque sea una dificultad añadida, tenemos la energía y la suficiente motivación para superarla", destacó en la rueda de prensa celebrada en el estadio Luzhniki.



Dalic dijo no temer que Luka Modric sufra un marcaje especial, porque ya otros equipos lo intentaron y, además, cuenta con "otros grandes centrocampistas en el equipo" y destacó la solidez defensiva y el buen contragolpe del rival.

"Evidentemente, jugamos el partido más duro contra el rival más difícil, porque se trata de una final. No es fácil jugar contra Francia. Tiene una gran solidez defensiva y, junto a Bélgica y Marruecos, cuenta con el mejor contragolpe. Mbappé es muy rápido y Francia juega muy bien al contraataque, pero siendo solidarios, podemos contrarrestarlo. Es el partido más difícil porque los dos equipos que llegamos a la final nos lo hemos merecido", agregó.

Dalic elogió a Deschamps, "que llevó a Francia a la final del europeo y ahora del Mundial y contra el que será un honor competir", y se mostró de acuerdo con Marco van Basten, que por la mañana calificó como "milagro" la lucha de Croacia por el título.

"Definitivamente es un milagro. Hemos entrado en la historia como el equipo más pequeño que llega a la final y si miramos las infraestructuras que tenemos está claro que es un milagro. Por eso estoy tan orgulloso de los jugadores. Espero que cambie esto y esta es una buen oportunidad para decirlo. El fútbol necesita más atención", manifestó.

Dalic también descartó que el palmarés, que da como favorita a Francia, vaya a influir, cuando se cumplen dos decenios desde que los "bleus" derrotasen en una semifinal mundialista a Crocia (2-1).

"No creo en las estadísticas, ni en lo que ocurrió hace 20 años. Si hiciese caso a las estadísticas, no estaría aquí. Confío en nosotros. ¿Por qué no vamos a ser los nuevos campeones?", resaltó.

El técnico pasó de puntillas por la situación judicial que afronta Modric -investigado en su país por falso testimonio en relación con su traspaso del Dinamo al Tottenham- y los problemas que ha tenido que afrontar Domagoj Vida, tras gritar "Gloria a Ucrania" después de la victoria frente a Rusia.

"Ya dije que no iba a hablar de cosas ajenas al fútbol. Creo que ahora hay que ser positivo, tener una buena mentalidad. Intento quitarles a los jugadores toda la negatividad y centrarme en lo positivo. Ha habido gente que desde el principio ha boicoteado a la selección", comentó.

El seleccionador croata confía en tener al mejor Ivan Perisic en la final, después de haber sido elegido el Mejor Jugador del Partido contra Inglaterra, autor del gol del empate.

"Perisic fue un jugador completamente distinto después de marcar. Hemos hablado de eso, ganó en confianza. Necesitamos que vuelva al nivel de la Eurocopa. necesitamos al mejor Perisic para la final", añadió.