Verlander vs Hill: Polos opuestos para el segundo de la Serie Mundial

Reuters


Maria C. Santoro
@CoquitoSantoro

Si hay algo para lo que se prestan los grandes eventos deportivos es para descubrir historias increíbles, y la Serie Mundial de la MLB no es la excepción.

Este miércoles se juega en el Dodger Stadium el segundo encuentro del clásico de otoño entre Astros y Dodgers con un par de abridores que han dado mucho de que hablar a lo largo de su carrera, por un lado, tenemos el niño con historia deportiva perfecta y por el otro un chico que ha demostrado que es puro corazón.

Hablamos de Justin Verlander (Astros) y Rich Hill (Dodgers). El primero cuenta con un palmarés perfecto en el que destacan: un Juego de Estrellas del Futuro, fue el novato del año en el 2006, tiene dos juegos sin hit ni carreras, en 2011 fue MVP y ganó el Cy-Young, ha participado en 5 ocasiones en el Juego de Estrellas de MLB.

 

🙌🏻🙌🏻🙌🏻

A post shared by Justin Verlander (@justinverlander) on

Por otra parte la biografía del lanzador del equipo californiano es muy diferente, Hill perdió a su hijo de 1 año a causa de una rara enfermedad, sufrió una lesión de hombro en 2009 y tuvo que ser operado, además necesito de una Tommy John, luego de ambas intervenciones no conseguía contrato por lo que pasó a una Liga Independiente a probar suerte, en el 2015 fue llamado a Grandes Ligas por los Medias Rojas de Boston para suplir a un lesionado, abrió su primer encuentro en 6 años y tuvo una segunda mitad de campaña tremenda, en 2016 los A’S le ofrecieron un contrato garantizado por una temporada y no lo desaprovechó, pues el zurdo puso unos números increíbles y días más tarde fue cambiado a los Dodgers puesto que su trabajo había sido excelente y los californianos necesitaban de su brazo para hacer aún más fuerte su rotación.

Después de quedar como agente libre, Hill, con 36 años de edad, firmó con el equipo azul su primer contrato multi anual por un monto de 48 millones de dólares por tres temporadas.

A pesar de un comienzo lento, Hill terminó la zafra en muy buena forma y se convirtió en uno de los mejores lanzadores zurdos en toda la Liga Nacional, siendo un gran ejemplo de hasta donde se puede llegar cuando se es perseverante.